Quinto capítulo de Megan Maxwell para Woman's Day

Tras el encontronazo en el estreno de la película de Manu, Raquel se ve inmersa en una mezcla de sentimientos encontrados. Lee cómo sigue la historia y vota para decidir el rumbo que tomará la siguiente entrega.

More From El relato de Megan Maxwell
20 articles
megan maxwell relato erótico
Megan Maxwell y el capítulo 28 de su relato erótico para Woman's Day
megan maxwell relato erótico
Relato erótico de Megan Maxwell
megan maxwell relato erotico
Megan Maxwell y el capítulo 26 de su relato erótico para Woman's Day

(Resumen del cuarto capítulo: Raquel tiene que cubrir el estreno de la última película de Manu en Madrid y en plena locura de paparazzis y fans, se ve arrastrada por la multitud y está a punto de ser aplastada cuando alguien sale a su rescate. Perpleja a comprobar que ha sido el propio Manu y que este se encara a su compañero de trabajo. La tensión lo cubre todo....).

Agotada llegó a mi casa a las 23:30.

Publicidad

Haber estado metida en todo aquel berenjenal, con la gente empujándome, no es algo que me agrade, pero indiscutiblemente forma parte de mi trabajo.

Cuando abro la puerta, Flash, mi precioso perro viene a mi encuentro. Su recibimiento, como siempre, me hace sonreír y cuando ve que cojo la correa para sacarlo a la calle ¡hasta parece que sonríe!

Tras pasar media hora con él y sus amiguitos perrunos en el parque que hay frente a mi casa, cuando regreso, entro en mi habitación, me quito los vaqueros, la camiseta, las botas y me pongo algo cómodo.

More From El relato de Megan Maxwell
20 articles
megan maxwell relato erótico
Megan Maxwell y el capítulo 28 de su relato...
megan maxwell relato erótico
Relato erótico de Megan Maxwell
megan maxwell relato erotico
Megan Maxwell y el capítulo 26 de su relato...
Megan Maxwell y el capítulo 25 de su relato...
megan maxwell relato erótico
Megan Maxwell y el capítulo 23 de su relato...

Ataviada con un pijama con la insignia de Batman en mi pecho, me preparo un sándwich y abro una ensalada de esas que vienen preparadas. Mi tiempo es oro.

Con ello entre las manos me siento en el sofá dispuesta a relajarme viendo la tele, pero en mi mente vuela una y otra vez el encontronazo con Manu en la puerta del evento, hasta que me regaño y grito.

—¡Basta ya de pensar en ello cansina!

Flash me mira. El pobre debe de pensar que estoy como una cabra.

Con el mando de la televisión en la mano comienzo a cambiar canales hasta que encuentro una peli que adoro. 'Australia'. Y mientras como ensalada, me preparo para ver al guapísimo Hugh Jackman echarse el cubo de agua por encima. Por Dios… por Dios… vaya cuerpazo que tiene el bombonazo de Hugh y que bien se echa el agüita por el cuerpo.

Ensimismada estoy con la película cuando mi móvil vibra y al mirar el mensaje me atraganto cuando leo.

¿Es 3º A, B, C o D?

Boquiabierta blasfemo. Por Dios qué boquita tengo.

Es Manu y no pienso contestar cuando recibo otro mensaje que dice: "Son las 00:20. Si no quieres que despierte a tus vecinos, dime qué letra es".

¡MecagoensupadreensumadreensuprimaladeMurciayentodasufamilia!

¡Me agobio!

Mi vecino Gregorio el hombre se levanta a las 3 de la mañana para irse a comprar fruta a MercaMadrid y si llama ¡le corta el sueño! Por lo que cojo el móvil y escribo.

Olvídate que existo ¡pesado!

Dejo el móvil sobre la mesita y doy un mordisco a mi sándwich, pero la inquietud que tengo en el cuerpo ya no me la quita nadie, cuando escucho sonar un portero automático.

¡Por Dios… por Dios…! ¿De verdad va a llamar a todos?

Horrorizada, cojo el móvil y pongo: "3º C"

Dos segundos después suena mi portero. Lo miro como el que mira a su peor enemigo y cuando vuelve a sonar, lo cojo y pregunto lentamente.

—¿Qué narices quieres?

—Escucha Raquel. Solo quiero verte y aclarar lo que ha pasado y…

—Lo que ha pasado por mí está aclarado —le corto—. De verdad que no me tienes que aclarar nada. No sé qué pretendes pero…

—O abres la puerta o llamo al 3º B.

—¡No serás capaz!

—Ponme a prueba —me suelta.

Nooooooooooooo….

Ese es el de mi pobre vecino Gregorio. Y antes de que se le ocurra poner su dedito en el portero de aquel, mi dedazo se pone sobre el botón de mi portero y abro.

Maldigo. Maldigo a todo el mundo porque aquel está allí, cuando un par de minutos después, escucho que unos nudillos llaman a mi puerta.

Flash, me mira. Se levanta. Se pone alerta y mirándolo siseo.

—Ataca y muerde.

Respiro hondo, voy hacia la puerta, eso sí, antes me miro en el espejo para ver que estoy presentable y una vez mi pelo está medianamente decente, abro como el que no quiere la cosa y antes de que él diga nada gruño.

—No sé que haces aquí, pero si sé que o te vas o lo vas a lamentar.

—¡Batman! —sonríe él mirando la pechera de mi camiseta—. ¿Sabes que me han propuesto para trabajar en la próxima película de Batman?

Lo miro. Me importa un pimiento sus proyectos y al sentir que mi perro se pone a mi lado digo.

—Vete, o Flash se encargará de ti. Está entrenado para atacar.

Pero antes de que termine de decir aquello último, el sinvergüenza de Flash, el entrenado para atacar, se pone a dos patas sobre él y se lo come a besos, mientras Manu sonriendo dice.

—Creo que su entrenador te está engañado.

…Continuará

Megan Maxwell Megan MaxwellMegan Maxwell

Artículos relacionados