Octavo capítulo de Megan Maxwell para Woman's Day

Y como el mundo es un pañuelo, Manuel y Raquel se encuentran cuando menos se lo esperan. ¿O será el destino?​

More From El relato de Megan Maxwell
20 articles
Megan Maxwell relato erótico
Megan Maxwell y el capítulo 29 de su relato erótico para Woman's Day
megan maxwell relato erótico
Megan Maxwell y el capítulo 28 de su relato erótico para Woman's Day
megan maxwell relato erótico
Relato erótico de Megan Maxwell

(Resumen del séptimo capítulo: Gloria, la amiga enfermera de Raquel, acude a su casa cuando la llama para ayudarla con su particular emergencia llamada Manu-el-del-mordisco-en-el-culo. Tras curar la herida que el mordisco de Flash le ha provocado, Manu se marcha de casa de Raquel muy enfadado...).

Han pasado diez días desde el episodio de Manu y Flash en mi casa.

No he vuelto a saber de él y casi que lo prefiero, cada vez que lo recuerdo sonrío y, la verdad, verlo sería embarazoso porque no sé si podría contener la risa.

Publicidad

Es viernes y he quedado con Nico y Fonso, dos colegas periodistas como yo, y con Gloria.

Me he puesto mi vestido rojo y mis taconazos y nos vamos a cenar y a tomar unas copas después ¡la noche es joven!

Nico es mi rollete ocasional. Somos amigos, pero esa clase de amigos con los que de vez en cuando la noche acaba en revolcón. Ni Nico tiene novia, ni yo novio ¿a quién le hacemos daño?

Una vez llegamos todos al metro de Sol, nos saludamos y Nico, que es un figura y no solo por lo bueno que está, mirándome murmura.

More From El relato de Megan Maxwell
20 articles
Megan Maxwell relato erótico
Megan Maxwell y el capítulo 29 de su relato...
megan maxwell relato erótico
Megan Maxwell y el capítulo 28 de su relato...
megan maxwell relato erótico
Relato erótico de Megan Maxwell
megan maxwell relato erotico
Megan Maxwell y el capítulo 26 de su relato...
Megan Maxwell y el capítulo 25 de su relato...

- Hoy estás cañón.

Sonrió. Sonríe.

Conclusión ¡esta noche tengo sexo!

Como dos parejas nos dirigimos a cenar a un sitio que han abierto nuevo. Germán, el hermano de Fonso, trabaja allí y nos han conseguido mesa, pero antes de entrar me encuentro con mi amiga Priscila. Está cenando en el restaurante de al lado y al pasar a saludar a su novio, al fondo veo a Manu cenando con otra mujer. Por suerte no me ve, ni mis compañeros lo ven a él y salgo a toda mecha de allí.

Cinco minutos después, tras saludar a Germán, nos sentamos y pedimos una botellita de vino mientras comentamos la última semana de trabajo.

Gloria me mira. Le advierto que el secreto que tenemos tiene que seguir siendo secreto y como siempre no me decepciona ¡qué maravillosa que es mi Gloria!

Acabada la cena decidimos irnos a tomar algo a "Salseando" un local de salsa muy divertido y allí durante un par de horas bailamos, reímos, bromeamos hasta que de pronto Fonso murmura.

- ¡No me lo puedo creer!

Todos lo miramos y este como si hubiera visto una aparición mariana indica sacando su móvil.

- Manu Beltrán está en aquel reservado con Sofía Lacostierre.

- No jodas macho —masculla Nico mirando.

Yo miro ¡cómo no voy a mirar!

¿Pero acaso me sigue?

Y sí. Afirmativo.

Allí está Manu, tan guapo como siempre con la hija preferida de un famosísimo cineasta francés en un reservado, pero sin querer echar mi noche a perder protesto.

- Venga ya chicos ¡que estamos divirtiéndonos!

Nico asiente, me mira y pregunta.

- ¿No vas a fotografiarlo?

Comienza a sonar por los altavoces la canción 'Suavemente' de Elvis Crespo y moviéndome con sensualidad respondo.

- No. Paso.

Gloria sonríe. Baila conmigo y Fonso insiste.

¿Pero tú sabes lo que vale esa foto?

Lo sé. Claro que lo sé. Trabajo en ello pero sin dejar de bailar respondo.

- ¿Y tú sabes lo mucho que me gusta esta canción?

Como es de esperar Fonso y Nico pasan de mí y sacando sus móviles se mueven por la sala en busca de la fotografía perfecta para vender. Reconozco que si hubiera sido otro famosete yo también lo haría, pero no, con Manu paso ¡payaso!

Desde mi posición observo cómo baila en el reservado con aquella pavisosa.

Por Diosss ¡pero si la Lacostierre tiene menos ritmo que un mejillón!

¡Se acabó el mirar!

Es mi noche libre y Gloria y yo salimos a la pista donde rápidamente dos morenos se ofrecen para bailar con nosotras y dejándome llevar por el ritmo sabrosón, bailo con aquel muchacho que lo hace de maravilla.

La pista se llena.

A todo el mundo aquella canción le hace bailar, cuando de pronto en una de mis vueltas, me encuentro con la cara de Manu mirándome mientras besa a aquella chica junto a los baños.

¡Nooooooooooooooo!

¿Por qué? ¿Por qué me ha tenido que ver?

A partir de ese momento, piso al chico, me piso a mí misma, pierdo el ritmo y en una de mis vueltas le meto un dedo en el ojo al chico de al lado. Vamos un desastre.

Que Manu me mire, que me haya descubierto me descoloca, pero tomando las riendas de mi cuerpo, consigo reconducir el desastre y de nuevo bailo con gracia y estilo, hasta que por el rabillo del ojo, veo como se mete en los baños de tíos con la Lacostierre.

Rápidamente me alerto. Busco a Nico y Fonso y veo que sonríen. Van a cazar una exclusiva no muy bonita para Manu y mirando a Gloria que ha visto como yo el desastre digo.

- Soy una imbécil, pero lo tengo que avisar.

Gloria y yo trazamos un plan. Ella ha de ir hasta Nico y Fonso, quitarles los móviles, mientras yo entro en el baño.

Mi Gloria accede y sin pensárselo llega hasta ellos y se los quita. Estos protestan y la siguen mientras yo me cuelo en los baños de tíos y al ver una puerta cerrada, golpeo.

- Manu, sal de ahí si no quieres que mañana tu madre se avergüence de ti.

La puerta se abre. Manu aparece despeinado y con cara de cabreo y sin dejarle hablar, le cierro su bocaza con mis dedos y siseo.

- Mis compañeros te han pillado. Sal de aquí ¡ya!

Alertado Manu asiente. La Lacostierre sale despelucha y sin perder tiempo, el sinvergüenza de Manu me guiña un ojo y murmura.

- Te debo una Raquelita.

Escucharle eso me hace darle un azote.

- Augg…

Rápidamente soy consciente de que lo he dado en el trasero y murmuro.

- Lo siento… lo siento.

Manu sonríe. Mi cara tiene que ser un poema y salen a toda mecha del baño, mientras yo me miro en el costroso espejo y me pregunto.

- ¿Cómo soy tan tonta?

…Continuará

Megan Maxwell Megan MaxwellMegan Maxwell