Tercer capítulo de Megan Maxwell para Woman's Day

El erotismo y la carga sexual aumentan en esta nueva entrega escrita por la best-seller de novela erótica. ¡No te lo puedes perder! Participa y vota cómo quieres que siga la historia.

More From El relato de Megan Maxwell
20 articles
megan maxwell relato erótico
Megan Maxwell y el capítulo 28 de su relato erótico para Woman's Day
megan maxwell relato erótico
Relato erótico de Megan Maxwell
megan maxwell relato erotico
Megan Maxwell y el capítulo 26 de su relato erótico para Woman's Day

(Resumen del segundo capítulo: Raquel hace la entrevista a Manuel. Él muestra sus dotes de seductor y la piropea. Ella está confusa y, además, aparece la novia del actor en escena).

Tras una entrevista que creo que ha salido chula, aunque para chula ya estoy yo, me despido a toda prisa sin darle mi teléfono y me escapo como alma que lleva el diablo.

Por suerte, entre el periodista que esperaba su turno y la bien peiná de su agente lo frenan y no puede salir detrás de mí.

Publicidad

Con decisión me encamino hacia la redacción. Tengo que trabajar. Voy pillada de tiempo. Nada más verme mi amiga Loli, que es jefa de redacción, me cede una salita, me da un sándwich para que me lo coma y me pongo a escribir la entrevista. La voz de Manuel sale de mi grabadora e inconscientemente el vello de mi cuerpo se me pone de punta.

¡Qué voz! ¡Qué voz tiene el puñetero!

Una vez termino el trabajo, se lo paso a Loli, ¡Mi gran Loli!. Esa amiga que conoces en la universidad, que estudia lo mismo que tú y que nunca se olvida de ti ¡Esa es mi Loli!

More From El relato de Megan Maxwell
20 articles
megan maxwell relato erótico
Megan Maxwell y el capítulo 28 de su relato...
megan maxwell relato erótico
Relato erótico de Megan Maxwell
megan maxwell relato erotico
Megan Maxwell y el capítulo 26 de su relato...
Megan Maxwell y el capítulo 25 de su relato...
megan maxwell relato erótico
Megan Maxwell y el capítulo 23 de su relato...

Con una sonrisa lo lee y, una vez lo acaba, me mira y pregunta.

-¿Es tan impresionante al natural como en pantalla?

Sonrío. Y quitándole hierro al asunto, pues no he dicho que era mi vecino, respondo.

-Es agradable y no te voy a negar que es un guaperas.

Loli vuelve a sonreír y, alejándose con mí con la entrevista en la mano, dice.

-Pásate por la tercera planta. Alguien quiere proponerte algo.

Rápidamente recojo mi maxibolso y me encamino a la tercera. Allí me encuentro con Pedro, un fotógrafo que me propone cubrir con él un evento esa noche. Rápidamente acepto. El trabajo es el trabajo y quedo con él en la Puerta del metro de Callao a las siete. El evento comienza a las nueve en una discoteca cercana y queremos pillar buen sitio para realizar nuestro trabajo.

Una vez salgo de la redacción, me voy a casa. Quiero ducharme y cambiarme de ropa.

Al entrar en mi pequeño apartamento, quien sale a recibirme es mi perro Flash. Un cruce de callejero con callejero en color blanco, que como siempre me hace uno de sus exagerados recibimientos ¡Cuánto me quiere mi pequeño!

Una vez consigo que Flash se relaje, decido darme un bañito en vez de ducharme. Tengo tiempo. Rápidamente pongo la bañera a llenar, mientras saco a Flash a la calle. El pobre tiene que hacer sus necesidades.

Cuando regreso, me quito la ropa y dejo el móvil sobre la cama. Entro en el baño, echo sales de baño y sonrió al ver que ya está casi llena.

Enciendo la radio y rápidamente la voz de Meghan Trainor y Charlie Puth aparecen cantando 'Marvin Gaye', ¡qué linda canción!

Con la bañera llena, cierro el grifo y me meto en ella.

-¡Oh Dios… oh Dios qué placerrrrrrrrrrrrrr!

Apoyo la cabeza en el borde y comienzo a tararear la canción, cuando de pronto sin esperarlo Manu aparece en mi mente. Sonrío mientras con una deliciosa pereza mis manos húmedas tocan mi vientre y lenta muy lentamente mis piernas se separan y mis manos bajan hacia mi sexo.

-¡Ummm!

Con los labios entreabiertos dejo escapar un pequeño gemido, cuando mi dedo corazón toca mi mojado clítoris y con movimientos lentos y circulares comienzo a darme placer, mientras siento como mis caderas serpentean y mi imaginación vuela libre como el viento.

Pensar en Manuel me calienta, me calienta hasta el alma, mientras recuerdo sus ojos, su voz, su peligrosa sonrisa y continúo con mi particular fantasía imaginando que es su dedo quien toca mi increíble botón del placer.

-Sí Manu… sigue… lo haces muy bien… no pares.

Reconozco que a partir de ese instante me olvido del mundo. Me centro en mi propósito y disfruto.

No sé cuánto tiempo dura mi morboso juego. Solo sé que cuando tiemblo y llego al clímax el momento es como poco colosal y el agua está congelada ¿pero cuánto tiempo he fantaseado?

Congelada me levanto y con una sonrisa de oreja a oreja me doy una ducha.

¡Viva la imaginación!

Una vez salgo de la ducha, me pongo el albornoz y mirándome en el espejo murmuro divertida.

-Estás muy… muy loca.

En ese instante escucho sonar mi móvil que está sobre mi cama. Su sonido me hace saber que he recibido un mensaje. Descalza, camino hasta mi cama y al coger el móvil y abrir el mensaje la mandíbula se me cae al suelo al leer:

"Eres una buena escapista, pero ya te tengo".

Rápidamente sé quién lo envía.

¿Pero cómo me ha localizado? Y antes de que pueda pensar recibo otro mensaje que dice.

"Por cierto, tu madre sigue tan encantadora como siempre".

Incrédula cierro la boca.

Ese sinvergüenza ¿ha llamado a mi madre para conseguir mi teléfono?

…Continuará

Megan Maxwell Megan Maxwell Megan Maxwell