8 trucos para no pasar calor sin poner el aire acondicionado

Aunque tengas un aparato de aire acondicionado, limitar su uso te hará ahorrar electricidad y dinero.

Lo más popular

Con estos consejos dejarás de pasar calor ahora mismo y luego
prueba con nuestros consejos a largo plazo para mantener tu hogar
fresco en los próximos veranos venideros.

Para hacer ahora:

1. Cierra las ventanas

Puede parecer contradictorio, pero en los días calurosos de verano, abrir las ventanas sólo hará que en tu casa haga más calor. Al anochecer, si el aire del exterior es más frío que el del interior, abre las ventanas de par en par, en especial aquellas orientadas en la dirección que sople el viento, de manera que puedas aprovecharte de las ventajas de una ventilación cruzada. Esto permitirá que el aire fresco de la noche circule y evitará, en buena medida, que el calor del sol se cuele por las puertas. Asegúrate de cerrarlas bien, junto con persianas y cortinas, antes de que el sol dé en tu casa por la mañana. También, puedes poner plantas de interior delante de las ventanas soleadas para absorber parte de la energía del sol.

Publicidad

2. Utiliza estratégicamente los ventiladores

Ventiladores de techo: Asegúrate de que el ventilador gira en la dirección correcta: en verano, el aire del ventilador debe dirigirse hacia abajo (también puedes utilizar ventiladores de techo en invierno para crear una corriente de aire ascendente). Y recuerda, los ventiladores de techo enfrían a las personas no las habitaciones, así que apágalo cuando salgas de la habitación.

Lo más popular

Ventiladores independientes: Colocados directamente delante de ti, este tipo de ventiladores sirven para hacer más llevadero el calor. Usa un pulverizador para rociarte, mientras estés delante del ventilador, y así bajarás drásticamente tu temperatura; a medida que el agua se va evaporando de la piel, tu cuerpo también se va deshaciendo del calor.

Construye un túnel de viento casero: Si corre el aire, sobre todo por la noche, coloca un ventilador orientado hacia el lado de la casa que reciba el aire y otro orientado hacia el lado opuesto de la casa. Así maximizarás la capacidad de enfriar del aire natural.

3. Consumir comidas frías

Del mismo modo que beber un cóctel frío refrigera tu cuerpo, tomar alimentos fríos ayuda a mantener baja tu temperatura interna en un día caluroso. Prueba con una sencilla ensalada de sandía, por ejemplo, o con una sopa fría. Si cocinas, utiliza el grill o el microondas, pues el horno y la cocina sólo harán que en tu cocina suba más la temperatura.

4. Apaga las luces

Los sistemas de iluminación modernos, como las bombillas fluorescentes compactas y las LED, son más eficientes que las bombillas de luz incandescente que pueden generar tanto calor como luz dan. Siempre es una buena idea apagar las luces para ahorrar electricidad, pero en los días calurosos de verano, es doblemente importante hacerlo para mantener la temperatura ambiente. Lo mismo ocurre con muchos productos electrónicos. Desconecta cualquier dispositivo que no sea necesario. Incluso los que están en modo standby, generan calor.

5. Date una ducha fría o nada un poco

Puede parecer obvio, pero vale la pena recordarlo: si tienes calor, baja tu temperatura corporal metiéndote en agua fría. A menos que haya un 100% de humedad, la evaporación del agua de la piel hará que te vayas enfriando una vez que salgas del agua. Para hacerlo más rápido, ponte agua fría o cubitos de hielo en las muñecas, así sentirás los efectos del frío antes, ya que los vasos sanguíneos están muy cerca de la piel.

Publicidad

Para el futuro:

6. Instala aislamiento en el ático

Los ventiladores situados en los altillos no enfrían de manera significativa, por lo que el aislamiento de estas zonas puede evitar que el aire frío de la casa se escape por el techo. Si tienes aire centralizado, asegúrate de sellar los conductos, sobre todo los respiraderos y los registros o de lo contrario podrías perder hasta un 20% del aire refrigerado.

7. Planta árboles en lugares estratégicos

Tu casa se calienta porque el sol incide en ella. Si tienes jardín, deja que la naturaleza te ayude a reducir las facturas de electricidad plantando árboles de hoja caduca en los lados este y oeste de tu casa; en verano, sus hojas darán sombra a tu casa, mientras que en invierno, las ramas sin hojas dejarán que el calor del sol llegue a las paredes de la casa. Planta árboles o arbustos para dar sombra a las zonas muy caldeadas como las ocupadas por las unidades de aire acondicionado que emiten mucho calor, por ejemplo, y construye caminos y aceras que lo absorban. Por supuesto, sentarse bajo la sombra de un árbol en un día caluroso de verano no es una mala idea para pasar el rato, dondequiera que esté el árbol.

8. Instalar toldos

Como los árboles, los toldos pueden hacerte ahorrar dinero, ya que reducen el calor que absorbe tu casa. Déjalos siempre bajados cada vez que te vayas a trabajar y sólo súbelos por la noche, cuando la temperatura exterior haya descendido los suficiente para refrescar tu hogar.

Vía Good House Keeping.

Artículos relacionados
Artículos relacionados