Decimocuarto capítulo de Megan Maxwell para Woman's Day

Esto es lo que pasó después de la noche de pasión de Manu y Raquel.​

More From El relato de Megan Maxwell
20 articles
Megan Maxwell relato erótico
Megan Maxwell y el capítulo 29 de su relato erótico para Woman's Day
megan maxwell relato erótico
Megan Maxwell y el capítulo 28 de su relato erótico para Woman's Day
megan maxwell relato erótico
Relato erótico de Megan Maxwell

(Resumen del capítulo anterior: Raquel y Manu terminaron en la casa de Gloria lo que comenzaron en el río. ¡Una noche de pasión que no olvidarán jamás!)

Por suerte ha dejado de llover, pero el río se desborda por las lluvias. Manu, sin dudarlo, va al pueblo de al lado a avisar a Gloria para que venga con el coche a recogernos a Flash y a mí. En la moto no podemos ir los tres. Mientras esperamos, acaricio a Flash y le cuento emocionada lo mucho que me han gustado estas vacaciones.

Publicidad

Apenas hemos manchado y mientras Manu acopla su bolsa en la moto, yo intento que quede todo como estaba cuando llegamos.

Una vez acabo, Manu entra en la casa y mirándome dice.

―Creo que habría que repetir esto.

Asiento. ¡Me encantaría!

El Manu encantador que ha estado estos días conmigo nada tiene que ver con el Manu estrellita y afirmo.

―Cuando quieras.

Encantado me acerca a él y me besa, cuando oímos el ruido de un motor que se acerca.

More From El relato de Megan Maxwell
20 articles
Megan Maxwell relato erótico
Megan Maxwell y el capítulo 29 de su relato...
megan maxwell relato erótico
Megan Maxwell y el capítulo 28 de su relato...
megan maxwell relato erótico
Relato erótico de Megan Maxwell
megan maxwell relato erotico
Megan Maxwell y el capítulo 26 de su relato...
Megan Maxwell y el capítulo 25 de su relato...

―Debe de ser Gloria.

―Sí ―afirma él sin soltarme.

Durante unos segundos lo miro embelesada hasta que finalmente soltándome de él indico.

―Delante de ella es mejor que no.

Manu frunce el ceño. No parece muy de acuerdo con lo que digo y protesta.

―¿Por qué?

Con mimo, cojo su mano y aclaro.

―Porque esto es nuestro y solo nuestro. Y cuanta menos gente lo sepa ¡mejor!

Manu me mira… me mira y me mira y finalmente asiente.

―De acuerdo. Tienes razón.

Escuchar eso me decepciona.

¿Pero vamos a ver acaso soy imbécil?

¿Por qué me decepciono si soy yo quien lo ha propuesto?

En ese instante, Flash corre hacia la puerta y ambos sin decir nada más, vamos tras él.

Sin rozarnos, salimos al exterior de la casa y efectivamente es Gloria, que me mira con su carita de cordero degollado. Cuando apaga el motor y sale del coche viene hacia mi y al ver que sonrío murmura.

―Gracias a dios ¡pensé que me ibas a matar!

Suspiro. Ganas no me faltaron en su momento, pero ahora, tras los maravillosos días que he pasado con Manu, sin responderla la abrazo en cuanto Manu suelta.

―Ella no sé. Pero yo estoy a punto de matarte. ¿Cómo se te ocurre dejarnos solos aquí? Mira que te dije que lo mejor era despertar a Raquel e irnos contigo, pero no, tú te empeñaste en que nos quedáramos y la verdad… Raquelita es insoportable.

Al escucharlo me entran ganas de reír. Se ha metido en su papel de actor y queriendo hacerle la competencia, achino lo ojos y siseo.

―No perdona. El insoportable eres tú y…

―¡¿Yo?! ―protesta Manu y mirando a Gloria insiste―. Aquí tu amiga, con el rollito de que apenas se podía mover por su puñetero pie, me ha tenido de esclavo. ¡Que si quiero agua! ¡Que si entra mucha luz! ¡Que si las patatas están duras! Oh por dios Gloria, menos mal que has regresado porque te aseguro que… 

―¡Cierra esa bocaza quejica! Que eres un flojo ―gruño.

―¡¿Flojo?! ―sisea Manu―. Habló la reina del drama. ¡Ay que miedo! ¡Ay la lluvia! ¡Ay el río que se desborda!

Gloria nos mira. La pobre no sabe que pensar, mientras Flash nos mira y estoy convencida que si pudiera hablar nos ponía de vuelta y media.

Metidos en nuestros papeles, la pobre Gloria no sabe que hacer, cuando murmura.

―Tranquilos. Ya estoy yo aquí y si no os importa, voy a entrar un segundo en la casa porque necesito ir al baño ¿puedo ir sin que os matéis?

Yo resoplo.

Manu también y dice.

―Ve. Si no la he matado antes, no la voy a matar ahora que nos vamos a ir.

Gloria, mi pobre Gloria, entra corriendo en la casa, momento en el que Manu se acerca a mí y acercándome a su cuerpo murmura.

―¿Y tú por qué no eres actriz?

Eso me hace sonreír y tras darle un rápido beso en los labios respondo.

―Porque eso lo es cualquiera ¡qué vulgaridad!

Manu me suelta. Yo me separo de él y ambos reímos.

Sin duda… somos tal para cual.

Cinco segundos después, Gloria acelerada sale de la casa y mirándonos pregunta.

―¿Queréis que nos vayamos ya?

Manu camina hacia su moto con chulería y afirma.

―Vosotras no sé, pero yo ¡sí!

Resoplo. Hago extensible mi malestar y mirando a Gloria insisto.

―Por favor… acabemos ya con este sufrimiento.

Sin mirar atrás, abro el maletero, meto mi bolsa de deporte y tras un silbido, Flash entra y se acomoda en él. Toqueteando la cabeza de mi perro estoy cuando oigo a Gloria cuchichear.

―En serio… vete… no hace falta. Adelántate, no sea que comience a llover.

Mis ojos y los de Manu se encuentran. Gloria tiene razón. Conducir una moto mientras llueve es terriblemente peligroso, pero él dice en un tono intimidante.

―Iré detrás de vosotras. Por muy mal que me caiga la atontada de tu amiguita, necesito saber que llegáis bien a Madrid.

Al escuchar aquello sonrío… no lo puedo remediar y sin decir nada, me meto en el coche y mirando a Manu indico.

―Anda y pírate ya ¡estrellita!

Manu al escucharme resopla y mirando a Gloria murmura.

―Por favor, metete en el coche, arranca y acabemos esto de una vez.

Una vez Gloria da la vuelta al coche, Manu me guiña un ojo y yo sonrío.

¿Pero que estamos haciendo?

…Continuará

Megan Maxwell Megan MaxwellMegan Maxwell

Artículos relacionados
pareja besos en la playa
Artículos relacionados