Una cocina desordenada te incita a comer más

Una investigación demuestra que los lugares caóticos llevan a la sobrealimentación.

Lo más popular

Un estudio revela que las mujeres que están en una cocina sucia y desordenada consumen el doble de calorías que si estuvieran en un entorno limpioLa investigación ha sido desarrollada por 'Cornell Food and Brand Lab y publicada en Environment and Behavior (Entorno y Comportamiento)' en Estados Unidos. Se estudiaron los hábitos alimenticios de 98 mujeres en diferentes tipos de cocina. A la mitad de las participantes se les pidió que esperaran la llegada de una persona en una cocina desordenada, llena de platos sucios y papeles y con el teléfono sonando. La otra mitad esperó en una cocina perfectamente organizada. En ambos casos había galletas, zanahorias y galletitas saladas para coger libremente. Las mujeres que se encontraban en la cocina desordenada consumieron el doble de galletas (53 calorías más en 10 minutos) que las otras.

Publicidad

Los investigadores concluyeron que para ciertas mentalidades los entornos caóticos incitan a una sobrealimentación. Antes de entrar en la cocina desastrosa, se pidió a algunas participantes que anotaran algún recuerdo de cuando sus vidas estaban fuera de control. Otras, en cambio, tuvieron que escribir sobre momentos en que se sentían centradas. Este último grupo ingirió 100 calorías menos que el primero.

Lo más popular

Ya que en este estudio sólo participaron mujeres, se mantiene la incógnita de cuál sería el efecto en los hombres. Lenny Vartanian, ahora profesor en la Universidad de Nueva Gales del Sur en Australia y autor de la investigación, opina al respecto que los resultados serían similares.

'Las cocinas limpias recortan calorías'

Brian Wansink:
¿Alguna vez te has preguntado si el desorden en tu cocina influye en lo mucho que comes? ¡Claro que influye!

Brian de 'Food & Brand Lab' acaba de publicar un nuevo estudio enfocado al desorden en las cocinas. Y han llegado a la conclusión de que cuanto más desorden se acumula en la cocina más gente come de forma compulsiva. Se generaba ansiedad y, por lo tanto, comían más.

Hay una solución para no sentirse presionado por el ambiente. Descubrieron que la gente que, antes de entrar en una cocina desordenada, se mentalizaba de que tenía la situación bajo control y que no les afectaría el desorden, podía entrar en la cocina y no le afectaba tanto como a los que no se paraban a meditarlo.

Pero, bueno, es mucho más fácil mantener un orden en la cocina y así no es necesario meditar esos dos minutos. ¡Buena suerte y limpia tu cocina!

Vía: www.womansday.com