8 cosas que haces en verano que estropean tus dientes

Estos gestos habituales te llevarán directa al dentista.

Lo más popular

Playa, helados, un vinito entre amigos... son los planes ideales para los meses de calor, pero mientras tú te diviertes este verano, tus dientes pueden estar sufriendo las consecuencias de estas actividades aparentemente inofensivas. Evita una visita al dentista siguiendo los consejos de los expertos de ADE Group para vivir un verano divertido sin peligro para tu boca.

1. Consumir productos fríos

Tomar helados, polos, granizados, horchatas y bebidas con hielo potencian la sensibilidad dental provocando un dolor intenso y transitorio (por suerte) que se produce cuando la parte interna de los dientes está en contacto con un estímulo, en este caso el frío. Según la doctora Mireia Alcaraz, odontóloga de ADE Group, "las vibraciones que este crujido produce sobre el hueso pueden derivar, en ocasiones, en pérdida ósea y, en consecuencia, en un encogimiento de la encía". Esta afección puede ser muy dolorosa y dañina para la dentadura, provocando la inflamación de los vasos sanguíneos de la boca.

Publicidad

2. Demasiado azúcar

Los refrescos, zumos, golosinas y, por supuesto, helados... están cargados de azúcar y su abuso provoca la erosión del esmalte del diente y, por lo tanto, la aparición de caries. Lo mejor es elegir dulces naturales cuando sintamos el deseo de consumir algo azucarado, por ejemplo en forma de fruta. Además de tus dientes, cuidarás tu línea si sigues las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud sobre el consumo de azúcar, es decir, que no suponga más del 10% del aporte calórico diario que debemos consumir (2200 kcal en el caso de las mujeres adultas).

Lo más popular

3. Pasar todo el día en la piscina

Con el calor, darse un chapuzón parece la mejor ideal del mundo, pero seguro que no esperabas que estar tanto tiempo en la piscina tuviera consecuencias para tu sonrisa. El cloro (así como otros productos químicos que se emplean en el agua) pueden provocar manchas marrones o amarillentas en los dientes. Esto nunca será síntoma de unos dientes saludables, así que vigila tu tiempo en el agua y procura que no entre en contacto con tus dientes.

4. Beber refrescos carbonatados y ácidos

Tomar un refresco o zumo parece el gesto más natural del mundo cuando estamos en verano, pero tanto unos como otros provocan la descalcificación del esmalte, sobre todo si tomamos zumos ácidos como el de naranja. La falta de esmalte permite que los microorganismos se instalen en los dientes más débiles, dando lugar a las temidas caries.

5. Bucear

Podrás pensar que bucear no tiene que ver con tus dientes, pero sí que tiene una repercusión sobre tu salud dental. Este popular deporte acuático puede dar lugar a un barotraumatismo dental que se produce cuando el aire entra en fisuras de los dientes mientras se muerde la boquilla del respirador, lo que puede llegar a provocar muchos dolores. Al primer síntoma de molestia, lo mejor es que acudas a tu dentista para revisar que todo está bien.

6. Abrir recipientes con los dientes

No nos cansaremos de repetirlo, tanto en verano como en invierno, las cosas no se abren con los dientes. Cualquier actividad fuera de lo que es masticar terminará por provocarnos lesiones. Si tienes que abrir una bolsa de snacks o una botella, que sea con las manos, nunca con los dientes.

7. Ojo con los deportes de impacto

El buen tiempo llama a que salgamos a la calle, la piscina o la playa a practicar deporte. Aunque la actividad física siempre es recomendable, es verdad que a veces podemos sufrir accidentes, especialmente si practicamos baloncesto, fútbol o ciclismo, (deportes que suelen causar muchas fracturas dentales). Si quieres asegurarte una sonrisa bonita todo el año, utiliza un protector dental y, sobre todo, ten mucho cuidado.

8. Bebidas con taninos

Los taninos son una sustancia química que se encuentra en distintas frutas, y que relacionamos con productos como el vino. Consumir esta bebida en exceso durante el verano, así como sus derivados (sangría y tinto de verano) puede producir la aparición de manchas en el esmalte dental. Si queremos lucir una sonrisa blanca en verano, lo mejor es tomar este tipo de bebidas de manera esporádica.

Artículos relacionados
Artículos relacionados
mujer boca sonrisa
Artículos relacionados