Claves para no arruinar tu matrimonio estas vacaciones

Durante las vacaciones se incrementan las crisis matrimoniales, por lo que en los meses estivales crecen las demandas en los juzgados de familia​.

Lo más popular

Es un hecho que en vacaciones surgen las mayores crisis de pareja, pasar más tiempo del habitual y el calor pueden ser algunos de los factores que más afecten en las relaciones, lo que provoca mayor crecimiento en las demandas de divorcio, así lo constata Marta Macho, letrada de ABA Abogadas.

Las vacaciones pueden ser una buena oportunidad de hacer un alto en el camino y valorar la complejidad y la riqueza de nuestro entorno familiar, pero las parejas tienen que ser conscientes de que pasar más tiempo de vida en pareja requiere de mayor comprensión, atención y tolerancia hacia el otro y hacia otros miembros de la familia como los hijos y los abuelos.

Publicidad

La cara positiva de la pausa veraniega sería que, a pesar del posible recrudecimiento de los problemas de pareja, también, se pone de manifiesto la capacidad para salir adelante positivamente. 

Si quieres que las vacaciones no afecten demasiado a tus relaciones de pareja toma nota de los consejos de la doctora Marisa Navarro, psicoterapeuta especialista en terapia de pareja, y autora del libro "La Medicina Emocional", para ella lo primero que debe hacer una pareja de cara a las vacaciones es crear unas expectativas reales de lo que pueden esperar porque estas pueden convertirse en lo contrario a lo imaginado. "Haz planes, pero que sean realistas, no trates de abarcar más de lo que puedas. Por ejemplo, ni se pueden conocer todos los rincones de una cuidad en pocos días, ni se puede aprender a realizar, con destreza, una actividad en un par de semanas. Las vacaciones son para relajarse" afirma.

Lo más popular

Marisa Navarro también recomienda que, aunque estemos en familia, hay que guardar un espacio de tiempo para uno mismo. "Siempre aconsejo que uno se coma el primer trozo de tarta y que después la reparta. Así tiene que ser en época de vacaciones, pues todos te van a demandar, pero recuerda que no puedes dar aquello que no tienes, y si no tienes paz y alegría difícilmente vas a poder darla, de modo  que reserva tu tiempo para hacer aquellas cosas que te gusta hacer, y  algunas puede que las compartas con la familia, pero otras son solo para ti" indica. Por ejemplo "si en una pareja los dos quieren dormir la siesta, pero hay que quedarse con los niños que no la duermen, tendrán que repartir ese tiempo. Si les gusta pasear o leer, pero hay que atender otras cosas, habrá del mismo modo que echarse una mano y repartir las tareas" afirma. Llevar a los niños unos días a un campamento para que la pareja se relaje, la doctora indica que es muy buena opción, pues aunque sean unos pocos días se agradecerán mucho, y la pareja también necesita su espacio.

También hay que teneren cuenta con quién se comparten las vacaciones. La doctora explica que "nos lanzamos en muchas ocasiones a programar vacaciones con familiares y amigos que pueden llegar a ser una verdadera tortura. Si no tienes más remedio que compartir unos días con estas personas, trata de quitarle importancia e intentar evitar el conflicto, hasta que puedas buscar un tiempo reservado para ti".

Pero además la doctora comenta: "Del mismo modo que vestimos de una manera mucho más informal, también deberíamos no complicarnos la vida con querer que esté todo ordenado, limpio, bajo control, como podemos tenerlo durante el resto del año. También es un buen momento para enseñar a los niños a que colaboren en las tareas domésticas".

Por otro lado, también señala que hay que procurar que haya tiempo para que todos los miembros de la familia tengan actividades que les guste realizar, de modo que "ni nos convirtamos en esclavos de nuestros hijos, ni pasemos de ellos, teniéndolos todas las vacaciones realizando actividades que no les gustan o les estimulan" concluye.

Artículos relacionados

familia, verano, playa
Artículos relacionados