Pilates: 5 razones para practicar este ejercicio

​El Pilates es un ejercicio con el que puedes mejorar tu postura, conseguir un vientre plano y te enseña a mejorar tu concentración. ¿Te apuntas?

El Pilates no solo es uno de los deportes de moda, sino que reporta múltiples beneficios. Cualquier persona, de cualquier condición física lo puede realizar. Por eso lo recomiendan muchos entrenadores personales para mejorar la elasticidad y tonificar nuestros músculos. 

Además, el Pilates requiere un alto nivel de concentración para ejecutar todos los movimientos de manera correcta, por lo que mejorarás esta habilidad también.

Publicidad

Ayuda en la rehabilitación

El Pilates es un ejercicio de bajo impacto con diferentes niveles de intensidad. Si te estás recuperando de alguna lesión, podrá ayudarte a fortalecer el cuerpo y la zona a tratar sin riesgo de hacerte daño.

Consigue elasticidad

Las diferentes posturas que se adoptan en Pilates son ideales para entrenar la elasticidad del cuerpo. Por eso, es una ejercicio especialmente recomendado para los mayores, ya que con la edad, cada vez tenemos el cuerpo más anquilosado. Además, ayuda a prevenir y mejorar los efectos de la osteoporosis.

Lo más popular

Alivia el dolor físico

Practicar Pilates ayuda a combatir dolores de espalda, rodillas y caderas. Fácil y pausado, el Pilates se practica controlando cada movimiento, movilizando todo el cuerpo. Con esta práctica te podrás deshacer de molestos dolores estirando y entrenando las distintas zonas del cuerpo. 

Mejora tu postura

El Pilates también ayuda a conocer bien el funcionamiento de nuestro cuerpo. Además, se trabaja con una correcta postura del cuerpo que deberías mantener fuera de la clase. Esta postura implica una correcta posición de la espalda, el cuello y el abdomen, que se mantendrá apretado y firme. Aunque no suponga un desgaste físico grande, el Pilates también ayuda a mejorar el tono muscular, porque se trabaja de manera activa con todo el cuerpo.

Ideal para embarazadas

El Pilates ayuda y enseña a las futuras mamás a tener una buena postura. Además, el uso activo de la zona abdominal y el suelo pélvico será clave tanto para el embarazo, como para la recuperación tras el parto.