Razones para introducir el agua de coco en tu dieta

​El coco es una fruta con múltiples beneficios, y muy diferentes según cómo lo consumas. Descubre todo sobre el coco.

Lo más popular

Cuando te imaginas bebiendo agua de coco lo haces situada en una playa paradisiaca, con los dedos entre arena fina y cerca de una hamaca. Esta sensación de bienestar la puedes llevar a tu dieta si apuestas por tomar agua de coco en casa. Podrás encontrarla en las estanterías de cualquier supermercado, en cómodos tetrabriks que podrás llevar a cualquier parte. Te damos varias razones por las que deberías empezar a introducir esta deliciosa y saludable bebida en tu vida. Famosas como Gisele Bündchen, Jennifer Aniston o Miranda Kerr ya lo han hecho, y a la vista está que están estupendas.

Publicidad

No es tan calórica como otros zumos y refrescos

El único alimento que no suma calorías a tu dieta es el agua, pero el agua de coco es una de las bebidas que menos calorías aporta. Un vaso tiene alrededor de 46 calorías, pero apenas tiene un 1% de grasa y un porcentaje muy bajo de azúcar y carbohidratos. Así que, si quieres cuidar la línea, puedes consumir agua de coco, pero sin que esté mezclada con otro zumo de fruta que añada demasiado azúcar al vaso que te tomes.

Lo más popular

Una buena opción para introducirla en tu alimentación habitual, si no te gusta beberla sola, es añadirla a tus smoothies. Cuando preparas uno, viene bien añadir un ingrediente líquido para que sea más fácil de consumir y quede más ligero. Puedes cambiar el zumo de frutas, el té verde o el agua mineral por la de coco, que añade muchos minerales y micronutrientes a este tipo de recetas.

Apta para deportistas

Si además de cuidar tu dieta estás siguiendo una rutina de ejercicio físico, el agua de coco será tu mejor aliada. Es la versión más saludable de una bebida isotónica. Hidrata y repone electrolitos, además de contener sales minerales como potasio (que es fundamental para el funcionamiento del cerebro y los músculos), magnesio, calcio, sodio y fósforo. 

Además, el agua de coco es cardio-protector, por lo que cualquier persona que practique deporte, sobre todo si es una actividad aeróbica, podrá mejorar el funcionamiento de su corazón y de la circulación. De hecho, tiene propiedades anticoagulantes por su alto contenido en vitamina K.

Fuente de la eterna juventud

El agua de coco tiene un efecto antiedad y antiarrugas. No solo cuida tu salud en el presente, sino que te prepara para el futuro. Su alto contenido en citoquinas (una proteína que sirve como neurotransmisor entre las células) previene el envejecimiento celular y las enfermedades degenerativas que derivan de este fenómeno. Además, mejora la elasticidad de la piel, evita que te salgan manchas y aumenta tu capacidad de cicatrización.

También te protege de enfermedades porque fortalece tu sistema inmunitario. El agua de coco te ayudará a luchar contra los microbios, bacterias y hongos, ya que es rica en monolaurina y ácido laúrico, como el aceite de coco.

Digestiva y diurética

Las enzimas que contiene esta bebida favorecen la digestión y te ayudarán con cualquier problema de estreñimiento que tengas por su contenido en fibra. Además, es un alimento alcalino, por lo que se regulará el pH de tu cuerpo.

Sus propiedades diuréticas te ayudarán a liberar líquidos y a mejorar el funcionamiento del sistema urinario. Por esta razón, es apta para personas propensas a padecer cálculos en los riñones.