¿Por qué usar los aceites esenciales en lugar de las cremas?

Y unas propuestas de lo más versátiles que empiezan a tomar fuerza en nuestra rutina de belleza.​

Lo más popular

Cuando miras tu armario de cosméticos, donde antes había cremas ahora hay aceites. Este producto está pisando con fuerza en el mundo de la belleza; por ello, la experta Mónica Lizondo, farmacéutica y cofundadora de Farmaconfianza, nos cuenta en exclusiva por qué los aceites son los nuevos reyes de la belleza.

"Hoy en día se ha puesto de moda todo lo 'natural'. Los aceites se asocian a un producto más natural, ya que provienen de flores, semillas o frutas, mientras que las cremas suelen llevar en su fabricación productos químicos como conservantes, emulsionantes, perfumes, etc.", afirma la experta cuando le preguntamos por qué encontramos tantos aceites diferentes en los pasillos de cosméticos. 

Publicidad

La mejor manera de aplicar los aceites

La diferencia está en la fabricación de los productos. Y por su naturaleza distinta, se produce una diferencia de aplicación y absorción, pero Mónica no nos indica que exista ninguna diferencia en cuanto a los efectos, sino que responde más bien a una moda y a las preferencias de las consumidoras en cuanto a textura y apariencia de la piel.

"Las cremas son emulsiones en las que hay una parte de agua y otra de aceite dispersas entre sí gracias a un emulsionante o tensioactivo que rompe las partículas haciéndolas más pequeñas y, por tanto, se absorben mucho más fácil y rápido en la piel, en comparación con cualquier aceite". Por ello, el aceite puede dar una sensación más grasa. Para solucionarlo, la experta nos recomienda que apliquemos los aceites con la piel húmeda siempre que podamos. Si los aplicamos con movimientos circulares se romperán estas partículas y se absorberá mucho mejor el aceite que nos apliquemos.

Lo más popular

Las mismas pautas se pueden realizar si queremos usar aceites en nuestro cabello. "Si aplicamos aceite con el pelo mojado, cerrará la cutícula y evitará que el agua del interior se evapore y, por tanto, que el cabello se deshidrate, aportando brillo y reduciendo el encrespamiento", explica. Si lo hacemos, que sea mejor con aceites de almendras o de argán. Ambos aportan brillo, reparan las puntas abiertas y facilitan el peinado y, además, de cara al verano, protegen el pelo de los efectos dañinos del sol.

Beneficios del aceite para nuestra piel

Cada aceite está lleno de distintas vitaminas y minerales que nos ayudan a mejorar la salud y el aspecto de nuestra dermis. "Un aceite hace de capa protectora, da flexibilidad e hidrata a nuestra piel ya que evita que la piel pierda el agua de su interior", afirma Mónica. 

Esta fórmula de cuidado es adecuada tanto para verano como para invierno. La experta afirma que los aceites están llenos de polifenoles y de vitaminas de A, E, D y B, todos potentes antioxidantes capaces de proteger la piel de los radicales libres generados por las radiaciones del sol. Por lo tanto, según afirma, "les dota de un efecto antiedad".

Aceites especiales para problemas concretos

Dentro de todas las opciones que existen en el mercado, hay algunos aceites que van más allá de la hidratación y nos pueden ayudar a combatir problemas concretos.

Uno de ellos, nos cuenta la experta, es el famoso aceite del árbol de té, que es un aceite esencial. Sus propiedades antibacterianas lo convierten en el producto estrella para luchar contra el acné.

Si nuestro problema son las cicatrices, entonces debemos acudir al aceite de rosa de mosqueta. "Su elevado contenido en vitamina E es eficaz para disminuir cicatrices quirúrgicas y traumáticas, regenerar la piel de quemaduras y reducir las marcas de pigmentación", cuenta la experta.

Por último, si lo que buscas es luchar contra la celulitis, Mónica recomienda elegir aceites que activen el metabolismo de la piel y faciliten el drenaje, como son las fórmulas a base de aceites de abedul, romero o rusco.

Además, de estos aceites especiales, nos explica que hay algunas zonas del cuerpo que se pueden beneficiar más del uso del aceites y otras de las cremas, aunque cada persona elige el producto con el que se sienta mejor. Aun así, Mónica Lizondo nos dice que "generalmente una piel más seca agradecerá más un aceite que una piel grasa, que no preferirá una textura oclusiva sino una más ligera como una leche corporal. Hay zonas del cuerpo que también son más secas que otras, en las que el uso de un aceite es más oportuno, como pies, piernas, rodillas, puntas del cabello, etc".

Y el aceite que mejor ejerce esta función hidratante y protectora de la piel es el aceite de coco virgen. ¡Es casi un producto milagro! Hidrata y nutre la piel gracias a su alto contenido en grasas saturadas. Suaviza la tez y evita que pierda hidratación, por lo que su efecto durará más tiempo. Además, tiene propiedades antifúngicas, desinfectantes y antimicrobianas, por lo que es perfecto para aplicar sobre heridas o para tratar acné. 

Aceite hidratante con efecto bronceado de Nhuara Baret (46,48 €) de venta en su web. Aceite de tratamiento para cuero cabelludo graso de Moroccanoil (39 €). Aceite del árbol del té de ESI (8 €) de venta en herbolarios. Aceite serum anticelulítico de Somatoline Cosmetic (29 €). Aceite seco nocturno con efecto detox de la piel de Caudalie (28,71 €) de venta en farmacias y parafarmacias.

Desde la cabeza hasta los pies

Ahora nuestro neceser está lleno de productos de belleza en aceite para tratar cualquier rincón de nuestro cuerpo en cualquier momento del día. 

Si la moda empezó con aceites como el de rosa de mosqueta o el propio aceite de oliva, oro líquido del mediterráneo, para tratar la piel y el cabello seco, ahora los aceites que encontramos en el mercado van un paso más allá. El pelo y el cuero cabelludo se pueden ver muy beneficiados por productos en aceite que ayudan a equilibrar, hidratar y dar brillo, por ejemplo el aceite de argán o el aceite esencial de jengibre, que tiene un efecto estimulante y antibacteriano en el cuero cabelludo.

Para el rostro, las opciones del mercado son infinitas. Ahora, no solo están los aceites de toda la vida, también existen fórmulas que tienen efecto reafirmante o aceites secos que no dejan sensación (ni apariencia) grasa en el rostro. Efectos que también se extienden a los productos en aceite para el resto del cuerpo. Si quieres presumir de piel realmente hidratada, suave y brillante, pásate a los aceites. De hecho, el verano es un buen momento para usarlos, sobre todo los que aportan un toque de bronceado (pero elígelos siempre con protección solar si vas a estar al sol) como los de la firma Nhuara Baret, que acaba de lanzar una colección de aceites corporales con distintas tonalidades para que hidrates y des color a tu piel.

Y pensando precisamente en el verano, tiempo de piscinas, chanclas y humedad en los pies, te recomendamos que lleves contigo siempre un botecito de aceite del árbol del té. Sus propiedades antifúngicas y antibacterianas los protegerán de cualquier lesión o infección causada por el sudor o por los hongos que aparecen con la humedad.

Además, podrás tratar celulitis y estrías también con productos en aceite. Para las embarazadas o para mujeres que cambian de peso de manera habitual y sufren estrías en la piel, lo más recomendable es que se apliquen de manera habitual aceite de rosa de mosqueta, porque su efecto cicatrizante las trata una vez haya aparecido y su capacidad hidratante prepara la piel para que sea lo suficientemente elástica. Para la celulitis, lo mejor es elegir fórmulas ricas en los aceites que Mónica nos mencionaba, el efecto drenante acompañado con el masaje que tú misma te das al aplicar el producto serán el combo perfecto para disminuir la piel de naranja.