Un programa a tu medida para fortalecer el suelo pélvico

​Este conjunto de músculos, que tanto descuidamos, son fundamentales para la salud de la mujer a lo largo de toda su vida.

Lo más popular

Los problemas con el suelo pélvico son una de las dolencias más comunes que sufren las mujeres, especialmente después de haber tenido hijos. Antes de llegar a la cirugía en los casos más graves, se pueden hacer muchas cosas para solucionar este problema. Una mujer de entre 30 y 50 años no debería resignarse a convivir con esta dolencia porque un suelo pélvico dañado, que la mayor parte de las veces causa pérdidas de orina, puede corregirse con un tratamiento adecuado.

Publicidad

¿Qué es y para qué sirve?

El suelo pélvico es un conjunto de músculos, ligamentos y tejidos de sostén que envuelve a los órganos del interior de la pelvis manteniéndolos en una posición correcta y facilitando su correcto funcionamiento. Además, estos músculos también ayudan a la estabilidad y el equilibrio de la pelvis y la columna lumbar.

Cuando el suelo pélvico se debilita o sufre alguna lesión, por ejemplo durante el embarazo, el parto, la menopausia, o tras cirugías o enfermedades que afecten a los órganos pélvicos, pueden aparecer problemas de incontinencia urinaria, prolapsos de órganos pélvicos, problemas de estabilidad de la columna lumbar, dolor pélvico, dolor durante las relaciones sexuales, falta de control de los gases o incontinencia fecal. Problemas que aunque no son vitales pueden afectar en gran medida a nuestra calidad de vida.

Lo más popular

¿Como evitar los problemas de suelo pélvico?

La prevención es la primera estrategia para evitar los problemas de suelo pélvico. El embarazo, el periodo postparto y la menopausia son momentos clave para evaluar cómo se encuentra nuestro suelo pélvico e incorporar hábitos saludables que nos ayuden a evitar estos problemas.

Ejercitar los músculos de suelo pélvico, evitar el sobrepeso, el estreñimiento o los deportes de alto impacto son medidas eficaces para la prevención de la incontinencia urinaria o los prolapsos.

¿Cómo sabes que tienes problemas con tu suelo pélvico?

La evaluación de suelo pélvico se debe realizar a mujeres que se encuentren en situación de riesgo, como mujeres gestantes, en periodo postparto o menopáusia y en cualquier caso, siempre que la paciente refiera tener problemas de pérdidas de orina, falta de control de gases, dolor perineal, dolor durante las relaciones sexuales, sensación de peso, bulto vaginal o debilidad en la zona genital.

¿Qué opciones de tratamientos hay?

En muchos casos la primera opción de tratamiento es la fisioterapia, como lo es también en el embarazo o el postparto. El entrenamiento de los músculos de suelo pélvico, los ejercicios hipopresivos, el biofeedback, la electroestimulación, la diatermia o las técnicas miofasciales son las técnicas principales de fisioterapia.

En general los programas de fisioterapia en suelo pélvico tienen al menos 12 semanas de duración, con 1 o 2 sesiones semanales, en función de los casos. Transcurridas las 12 semanas se realiza una revisión y en función de los resultados la paciente continuará con un programa en domicilio, con un seguimiento en consulta o se dará el alta hasta nueva revisión después de 6 meses o 1 año.

En otras ocasiones la fisioterapia puede acompañar a otras intervenciones como la cirugía o los pesarios.

Si estás embarazada

Dirigido a todas las mujeres gestantes y enfocado a la prevención de los problemas de suelo pélvico y dolor lumbo-pélvico al final de la gestación o en el postparto.

El programa consiste en 1 o 2 clases semanales de entrenamiento acompañadas de un programa de entrenamiento para domicilio. Los objetivos específicos del programa:

-Tonificación de los músculos de suelo pélvico

-Mejorar el control y la estabilidad lumbo-pélvica

-Tonificación de la musculatura abdominal

-Higiene postural

-Integración de la actividad de suelo pélvico y del abdomen en gestos cotidianos que pueden ser de riesgo para el suelo pélvico (tos, estornudos, carga de un peso..)

Preparación de suelo pélvico para el parto

Se realiza a partir de la semana 33-34 de gestación. El parto consiste en la salida del bebé a través de un espacio reducido, limitado por músculos que se estiran al máximo para permitir el nacimiento. Como consecuencia, para evitar sufrir lesiones es importante que estos músculos tengan un buen tono muscular pero también deben ser muy flexibles.

La flexibilidad de los músculos de suelo pélvico se realiza a través de técnicas de estiramiento que se realizan por un fisioterapeuta en consulta y por la paciente o su pareja en el domicilio.   

Programa de Suelo Pélvico en el postparto

El periodo después del parto es un periodo crítico para el suelo pélvico. Ha sufrido un estiramiento máximo durante la salida del bebé y puede haber sufrido alguna lesión, en función del tipo de parto, el peso del bebé y de las condiciones del suelo pélvico. Condiciones que están determinadas por la genética, la edad o por factores previos al embarazo.

Como consecuencia, es importante evitar hacer grandes esfuerzos durante las semanas posteriores al parto y valorar su estado antes de realizar cualquier actividad física. A través de la evaluación de suelo pélvico se podrá determinar si la mujer requiere algún tratamiento especial o puede retomar sus actividades físicas habituales.

Con frecuencia las mujeres después del parto pueden tener dolor perineal por alguna contractura muscular en suelo pélvico, fibrosis o por tensiones en la cicatriz, de manera que antes de comenzar con el programa de entrenamiento es necesario recuperar la funcionalidad de los músculos.

La evaluación de suelo pélvico postparto se realiza transcurridas 5-6 semanas del parto. Tras la evaluación se determinará la frecuencia de las sesiones de tratamiento (1 o 2 semana) durante 12 semanas.

Abigail Nuñez de Arenas es una matrona con más de diez años de experiencia a sus espaldas. Es enfermera pediátrica y cofundadora de la Clínica Bmum (Avenida de Valdemarín, 167. 28023 Madrid).