10 beneficios del aceite de coco

La naturaleza ha puesto a nuestro alcance uno de los aceites más saludables que podemos incluir en nuestra dieta. Te contamos sus beneficios.

Lo más popular

El aceite de coco virgen está compuesto por triglicéridos de cadena media en un 63%, por lo que se puede digerir y absorber con más facilidad que otro tipo de aceites. Además, no se oxida al calentarlo, por lo que se convierte en una opción idónea para cocinar. Y querrás hacerlo, porque tiene muchos beneficios para tu salud y tu dieta, además de para tu piel. Rosa González, asesora de belleza, naturópata y experta en terapias alternativas en Herbolario Capitán Haya de Madrid (917 705 393) nos cuenta todos los secretos de este aceite milagroso.

Publicidad

1. Digestión fácil y rápida 

Como tiene triglicéridos de cadena media, el cuerpo necesita menos energía y menos enzimas para digerirlo y descomponerlo, por lo que se absorbe con menor esfuerzo. Además, pasa directamente del intestino a la vena porta, directamente al hígado. El resto de aceites requieren la actuación de las enzimas del páncreas, que las descomponen para que pase hacia el torrente sanguíneo y sea transportada junto al colesterol por lipoproteínas.

Lo más popular

2. Es más energético 

Gracias al proceso de digestión que se cuenta en el punto anterior, este aceite pasa directamente al hígado, donde se convierte directamente en moléculas de adenosín trifosfato, por lo que se comporta más como un hidrato de carbono que como una grasa, aportando energía de manera rápida. Esto ayuda a acelerar las funciones metabólicas del cuerpo.

3. Adecuado para una dieta cetogénica

Este tipo de dietas buscan producir energía quemando grasa en lugar de azúcares. Por lo tanto, hay que elegir grasas muy saludables que consumir de manera moderada -ningún exceso es bueno-. Su alto aporte energético es ideal para una dieta baja en carbohidratos.

4. Alimento contra el cáncer

Muchos enfermos de cáncer han mejorado al cambiar la dieta. Un tumor está compuesto por células cancerígenas, y esas células crecen con la glucosa. Por lo tanto, la respuestas es una dieta con menos glucosa, ralentizando el crecimiento de dicho tumor. Incluir el aceite de coco en la dieta aportará energía sin tener que consumir un exceso de hidratos de carbono en la dieta. Estudios en animales han demostrado que una dieta rica en grasas saludables, como los ácidos grasos omega-3 y los triglicéridos de cadena media, fueron capaces de retrasar el crecimiento de tumores.

5. Útil contra el alzheimer

Y en general, mejora el rendimiento del cerebro. En enfermedades como el alzheimer, donde se ha comprobado que las células pierden su capacidad de procesar la glucosa. El aceite de coco aporta la energía necesaria para que funcione mejor el cerebro sin necesidad de usar las glucosas, lo que se traduce en una mejoría del rendimiento de las neuronas.

6. Compuestos presentes en la leche materna

 El aceite de coco comparte triglicéridos de cadena media con la leche materna, lo que lo convierte en un alimento muy nutritivo y especialmente indicado para reforzar el sistema inmunitario.

7. Cuida tu corazón

El cuerpo utiliza las grasas como el colesterol para taponar las grietas que aparecen en las arterias y las venas. Además, el corazón se alimenta de grasas saturadas, al igual que los pulmones, por lo que este aceite no debería faltar en tu dieta. Una alimentación rica en grasas saludables te ayudará a mejorar el rendimiento de tus órganos internos. El aceite de coco produce cetonas al ser descompuesto y el corazón las utiliza para aumentar su oxigenación, mejorando así su funcionamiento. De hecho, las poblaciones que incluyen coco y aceite de coco en su dieta tienen un índice más bajo en problemas del corazón.

8. Más vitaminas

El aceite de coco mejora la absorción de las vitaminas del grupo A, B, D, E, K, los betacarotenos, la coenzima Q10, calcio y el magnesio.

9. Tiene propiedades antimicrobianas y antifúngicas

El aceite de coco es antioxidante y antimicrobiano, por lo que se debe utilizar también para conservar los alimentos. Otro uso mucho más común es cutáneo. Es hidratante y antifúngico, por lo que es un producto especialmente indicado para tratar la piel.

10. Mejora la secreción de insulina

Una buena noticia para los diabéticos. Los triglicéridos que contiene el aceite de coco mejoran la secreción y tolerancia de la insulina, por lo que es un alimento que les ayudará a vivir con su enfermedad.