34 cosas que tus pechos dicen sobre tu salud

¿Es uno más grande que el otro? Probablemente no tenga importancia, pero no dejes de revisarlos.

Lo más popular

Tus pechos puedendarnos mucha información sobre lo que está pasando dentro de tu cuerpo. Te enseñamos lo que tus pechos están tratando de decirte y pide cita con tu médico si sospechas que algo puede ir mal.

Publicidad

1. Esto podría significar que estás ganando peso

Después de la pubertad, los pechos crecen junto con el resto del cuerpo. El aumento de peso podría responder a varias razones: podrías estar comiendo más, moviéndote y durmiendo menos o estar muy estresada. Mientras que un par de kilos no son por lo general ningún problema, un aumento excesivo de la grasa corporal puede aumentar el riesgo de desarrollar varios tipos de cáncer, según The National Cancer Institute de Estados Unidos.

Lo más popular

2. Puede que tengas la regla, que estés con un nuevo método anticonceptivo o que estés embarazada

Los cambios hormonales pueden desencadenar un crecimiento del tejido mamario, explica Mary Jane Minkin profesora de obstetricia y ginecología clínica en la Escuela de Medicina de la Universidad de Yale. Mientras afecte a ambos pechos, no tienes de qué preocuparte.

3. Esto podría significar que estás adelgazando

Tus pechos están compuestos por tejidos grasos, así que si estás adelgazando, donde primero notarás los efectos será en el volumen de tus pechos. Si estás perdiendo peso y tallas de sujetador y no sabes por qué, acude a un profesional para descartar posibles problemas, como hipertiroidismo o una enfermedad crónica.

4. Puede que haya comenzado tu ciclo menstrual

Todo lo que sube (la talla del sujetador) acaba bajando, así que si tus pechos van creciendo a medida que se acerca el primer día del período, no te preocupes porque también irá disminuyendo su volumen una vez que comience tu período y tus hormonas se relajen.

5. Probablemente no signifique nada

Nadie tiene los pechos perfectamente simétricos y lo normal es tener los pechos diferentes y con formas diferentes, dice la doctora Minkin.

6. O podría ser un síntoma de cáncer de mama

Cuando un pecho cambia de forma de manera significativa, puede ser señal de una anomalía relacionada con el cáncer de mama, dice la doctora Minkin. No te pongas nerviosa, pero acude a tu médico de inmediato para que te haga un reconocimiento.

Publicidad

7. A lo mejor tienes alergia a algo

Por ejemplo a los aros del sujetador, que puede ser de níquel, un material que con frecuencia produce irritación. O también podrían ser restos de jabón o un jersey que te produzca picor. Muchas mujeres tienen fobia al cáncer de mama y se ponen muy nerviosas a la menor señal de irritación. "Recuerda que la crema a base de hidrocortisona no cura el cáncer de mama", señala la doctora Minkin. Trata la erupción con una crema de hidrocortisona. Si desaparece en unos cuantos días, deja de preocuparte. (De lo contrario, ya sabes lo que tienes que hacer: consultar a tu médico.)

Lo más popular

8. Puede que tengas intertrigo en esa zona

Es una forma elegante de decir que el pliegue entre la parte inferior de los pechos y la piel que se encuentra debajo de ellos sufre un roce que acaba causando una irritación, algo muy habitual en verano. Una crema a base de antibióticos o esteroides, cortisona o Neosporin pueden reducir la irritación, mientras que una talla adecuada de sujetador puede hacer que los pechos no entren en contacto con esa zona y así evitar el roce.

9. Tu sujetador necesita un lavado

El uso continuado del mismo sostén o del mismo sujetador deportivo puede parecer una buena manera de que nos dure más. Pero de esta forma, se pueden multiplicar las infecciones bacterianas y por hongos, sobre todo, si tienes tendencia a que sude la parte que se de tus pechos.

10.Has ganado peso y luego lo has perdido

Cada vez que tu peso varía, los pechos crecen o disminuyen, lo que puede traducirse en la aparición de estrías, explica Barry Weintraub, cirujano plástico y portavoz de la Sociedad Americana de Cirugía Plástica. Esto es muy frecuente, sobre todo, después del embarazo y en mujeres que no tienen una piel especialmente elástica.

11. No hay nada de qué preocuparte

"Esto no tiene nada que ver con el cáncer de mama, ya que los patrones de pigmentación varían en función de cada mujer" dice el doctor
Weintraub.

12. No te preocupes

El Dr. Minkin explica que es una variación normal.

Publicidad

13. No es motivo de preocupación

Los pechos están diseñados para la producción de leche, y esos granitos son sólo los extremos de los conductos lácteos. A veces se hinchan un poco, pero es normal que aparezcan en tus areolas.

Lo más popular

14. Podría tratarse de un quiste benigno o de un tumor cancerígeno

No pierdas la calma, ponte en contacto con tu médico para que te haga una revisión tan pronto como sea posible, que indicará si todo en el tejido mamario es normal o si hay motivos de preocupación.

15. Puede que hayas estado utilizando una crema o un gel con testosterona

Algunos hombres utilizan estos productos para aumentar el deseo sexual, pero si tu piel entra en contacto con la de uno de estos hombres, también lo hará con esta hormona y con sus efectos secundarios, explica la doctora Minkin. Lo que podría manifestarse en un crecimiento del vello en cualquier zona del cuerpo.

16. Puede ser un síntoma del síndrome de ovario poliquístico (SOP)

Si notas que de repente te está saliendo vello en el pecho, puede que tus niveles de testosterona estén muy altos debido al síndrome de ovario poliquístico (SOP). Este cuadro clínico hace que los ovarios o las glándulas suprarrenales produzcan una cantidad excesiva de hormonas masculinas, lo que deriva en la aparición de quistes (bolsitas llenas de líquido) en los ovarios, y otros síntomas como acné y reglas irregulares. El SOP puede provocar problemas de infertilidad si no se trata adecuadamente, por lo que es importante que consultes a tu médico si estos síntomas te son familiares.

17. Podrías tener restos de champú o de jabón

Simplemente aclárate con agua y date una crema con hidrocortisona para aliviar el picor.

18. Eres alérgica a la ropa que llevas

Ese sujetador nuevo que te acabas de comprar puede contener colorantes u otros compuestos que provocan una reacción alérgica y lo mismo puede pasar con un jersey de lana. Aplícate una crema con hidrocortisona y cámbiate de ropa o de sujetador para ver si así el picor desaparece.

19. A lo mejor te está viniendo la regla

A veces los cambios hormonales (a los que se les echa la culpa de todo) pueden desencadenar un picor que antecede a la llegada del periodo.

20. Podría tratarse de la enfermedad de Paget

También conocida como carcinoma del pezón, es una forma muy rara de cáncer de mama. Comprueba si se trata de un picor alrededor del pezón y de la areola, acompañado de sequedad y costras en la piel, de un pezón aplanado y de secreciones amarillas o con sangre. Si es así acude a tu médico lo antes posible.

Publicidad

21. Podría estar relacionado con el período

Es bastante común experimentar cambios en tus pechos, desde la textura a la sensibilidad, en los días previos a la menstruación. Y es normal preguntarse si estos cambios pueden ser una señal de algo más grave (como un tumor cancerígeno).

Para averiguar si tus síntomas están relacionados con el periodo o son motivo de preocupación, la doctora Minkin recomienda tomar este complejo vitamínico cuando empieces a notar las molestias: 200 miligramos de vitamina B6, 300 miligramos de vitamina E, y dos cápsulas de 500 miligramos de aceite de onagra. Si el dolor y la hinchazón no desaparecen, consulta a tu médico, quien confirmará si todo en el tejido mamario es normal o si es otra cosa. (La mayoría de las veces, los tumores no causan dolor. Por lo tanto, el dolor en los pechos puede ser una buena señal, incluso si sólo se produce en un seno en lugar de en los dos).

Lo más popular

22. Te has pasado con la cafeína

La cafeína a veces puede intensificar el dolor de los pechos, así que reducir la cantidad de café y de refrescos que tomas (además de tomar el suplemento vitamínico mencionado anteriormente) pueden hacer desaparecer el dolor.

23. Puede que estés estimulada

Los senos están diseñados para la producción de leche, por lo que una pequeña secreción de algo que se asemeja a la leche sólo significa que funcionan bien. Esto puede ocurrir como respuesta a una estimulación física, aunque no tienes que estar embarazada o dando el pecho para que suceda, explica la doctora Minkin. Si estas secreciones te molestan, existen medicamentos que pueden ayudarte.

24. Puede que estés tomando antidepresivos o antipsicóticos

Algunos medicamentos elevan los niveles de prolactina, la hormona que estimula la producción de leche. En la mayoría de las ocasiones, no supone ningún peligro y es sólo un efecto secundario algo molesto.

25.
Podría tratarse de tumor benigno

También
conocido como papiloma (crecimiento anormal de los conductos
lácteos), supone un motivo de visita al médico para que lo estudie,
sobre todo, si se produce en un solo seno, aunque tampoco es una
señal definitiva, explica el doctor Weintraub.

26. Estás excitada

La firmeza de los pezones rara vez tiene algo que ver con anomalías del tejido mamario a menos que haya algún tipo de asimetría, comenta el doctor Weintraub. Se trata, sencillamente, de una contracción de los pequeños músculos situados alrededor del pezón y se asocia con la estimulación antes o después del sexo.

27. Tienes frío

Cuando el sexo es lo último que tienes en la cabeza, la explicación más sencilla para esa dureza es que la calefacción está apagada.

Publicidad

 28.
Puede que haya un cáncer de mama tras el pezón

Cualquier
tipo de hendidura en el pezón o en la mama puede indicar que se está
desarrollando un cáncer justo ahí. Así que acude a tu médico lo
antes posible.

Lo más popular

29. En realidad, no tienes pechos densos

La mayoría de las mujeres que piensan que sí los tienen están muy equivocadas: La consistencia que se siente en los pechos durante ciertas semanas del periodo no tiene nada que ver con tener unos "senos densos", un diagnóstico que sólo se puede detectar a través de una mamografía.

30. Hay más posibilidades de tener un cáncer de mama que todavía no ha sido detectado

Hay bastante controversia en esta afirmación: algunos médicos sostienen que es más difícil detectar tumores a través de un tejido mamario denso, por lo que muchos recurren a los ultrasonidos para asegurarse. El problema es que es muy fácil obtener un falso positivo a través de los ultrasonidos, ya que éstos pueden desencadenar un cuadro de ansiedad inútilmente

31.
Puede que seas más susceptible a desarrollar un cáncer de piel

Los
pechos pálidos y translúcidos son un indicador de que tienes una
piel clara, y, por tanto, más propensa a padecer quemaduras solares.
Pero siempre y cuando no te excedas tomando el sol y te apliques el
protector solar adecuado, no deberías tener ningún problema al
respecto.

32.
Podrías tener cáncer de mama

Si
tus pechos, siempre suaves, empiezan a adquirir un tacto parecido al
de una cáscara de naranja, y la areola y el pezón se endurecen,
puede que estemos ante la posibilidad de un cáncer, por lo que hay
que acudir al médico, dice el doctor Weintraub.

33.
Puede ser un quiste benigno

Si
notas algo redondo y liso, que se desplaza al tocarlo, es probable
que se trate de un quiste benigno, lleno de líquido. (No es un
tumor.) Toma el complejo vitamínico mencionado en el número 21 y
espera un ciclo para ver si desaparece. Si sigue ahí, tu médico
puede hacerte una ecografía para asegurarse de que todo está bien.

34.
Podría ser cáncer de mama

Si
bien el dolor en los pechos y los bultos suelen ser resultado de la
fluctuación de las hormonas, "cada vez que descubras un bulto
en el pecho, la pregunta siempre debe ser: ¿Será cáncer o podría
convertirse en cáncer? " dice el doctor Minkin. Es una pregunta
a la que debe responder el médico, así que acude a verle para que
te haga las pruebas pertinentes si de verdad estás preocupada.

Vía Good House Keeping.

Artículos relacionados