Colchones: cada cuánto tiempo debes cambiarlos

​El colchón también debe renovarse cada cierto tiempo ya que tus necesidades van cambiando y el material también se va deteriorando.

Lo más popular

Alrededor de cuatro millones de españoles sufren insomnio crónico. Si tú eres uno de ellos, ¿deberías culpar a tu colchón?

Un colchón de buena calidad debería durar unos diez años, pero si pasa más tiempo podría no ser el mejor apoyo mientras duermes. Para asegurarte de que duermes bien todas las noches, deberías pensar en cambiar a un colchón de buena calidad cada diez años, y si te notas incómoda por las noches, podría estar relacionado con tu cama. En cuanto compras tu juego de cama, es una buena idea comprar un protector para el colchón, las almohadas y el edredón para que duren más y se mantengan impolutos. Si vas a comprar un colchón nuevo, asegúrate de probarlo en la tienda y saber qué tipo de colchoncillo sea ajusta a tus necesidades.

Publicidad

Mientras tanto, te damos cuatro consejos para cuidar del que ya tienes:

1. Ventilarlo

Deja al aire el colchón nuevo durante unas cuatro horas después de haberlo sacado de su envoltura. Y procura ventilarlo semanalmente.

2. Dale la vuelta

Si tienes un colchón de muelles, dale la vuelta de vez en cuando para prolongar su vida, aunque también puedes comprar uno con un solo lado de uso si girar un colchón pesado es un problema, ya que muchos pesan demasiado.

Lo más popular

Los colchones con memory foam no necesitan que los gires, y algunos solo tienen una sola superficie apta para dormir, pero puedes cambiar su posición una vez al mes (cambia el lado en el que apoyas la cabeza y ponlo en los pies, y viceversa).

3. Limpieza

Limpia al vapor tu colchón todos los meses, usando una aspiración baja y prestando especial atención a las áreas que están debajo de botones y en los ribetes, ¡te horrorizará la cantidad de polvo y otra suciedad que se puede acumular ahí!

Usa un protector lavable contra las manchas. Nunca empapes un colchón cuando tengas que quitar una mancha. Coloca el colchón de lado y límpialo con una esponja bien escurrida en agua fría, nunca lo mojes demasiado. Limpia concienzudamente y trata la mancha con un detergente apropiado para tapicería o alfombras. Acláralo y deja que se seque. Para manchas de orina o de otro tipo de fluidos, añade unas gotas de desinfectante al agua de aclarado. El olor persistente puede ser eliminado echando bicarbonato sódico sobre las zonas afectadas, dejándolo reposar durante unas cuantas horas y después aspirándolo bien.

4. Transporte

No enrolles o aplastes un colchón para transportarlo, esto podría provocar daños irreparables.

La ropa de cama también puede afectar a tu descanso, así que vigila que tu edredón y tu almohada estén bien. Para mantener limpios tu edredón, tus almohadas, y las mantas, no te pierdas más consejos en la web de Good Housekeeping.

TIPOS DE COLCHONES

  • Los colchones viscoelásticos son los más adaptables. Son mullidos, se adaptan al cuerpo pero para algunos expertos resultan demasiado cálidos.
  • Los colchones de muelles resultan los más firmes. Son los habituales pero, al ser más firmes, va cediendo en las zonas donde el cuerpo hace más presión.
  • Los colchones de espuma son los más firmes. Evita los de baja calidad porque no transpiran.
  • Colchones de látex y viscolátex, los más naturales  y adaptables, pero es mejor usarlos en somieres de láminas de madera.

Vía: www.goodhousekeeping.co.uk