Cómo volver al trabajo más feliz

Si tomas nota de estos sencillos consejos afrontaras la vuelta a la rutina con éxito y de forma positiva, además, evitarás el síndrome postvacacional.

Lo más popular

Después de las ansiadas vacaciones llega la temida vuelta al trabajo, uno de los momentos que menos nos gustan. La clave para gestionar bien esta nueva etapa es no caer en la melancolía post vacacional.

Para una buena gestión de los primeros días de vuelta al trabajo Pascual GironsBusiness Coach y experto en Inteligencia Emocionalnos recomienda una serie de consejos:

- Lo mejor para no sufrir una bajada emocional es que no pase mucho tiempo entre el día que volvemos del lugar de vacaciones y la incorporación a la vida laboral. 

Publicidad

- Crear un planning de actividades y tareas tanto profesionales como de entretenimiento. El objetivo es mantenerse ocupado en todo momento para no caer en la melancolía.

-  Andar, pasear o practicar un deporte relaja nuestra energía muscular, sube las endorfinas y nos abstrae positivamente.

- No es aconsejable gastar todas las vacaciones en verano. Para disfrutarlas mejor es recomendable dejar  tiempo para tomarse días libres o mini-vacaciones durante todo el año para no acumular mucha tensión.

Lo más popular

- Es fundamental que las empresas deben aprender a gestionar el estado emocional de sus empleados para evitar los casos de depresión post vacacional así los trabajadores no se agobiarán al volver al trabajo.

Afrontar la vuelta siendo muy positivo hace que todo sea más sencillo, pero si todavía te da aterra pensar que las vacaciones se han acabado,  Pascual Girons ha escrito el libro 'Quién dijo miedo' que te ayudará a superar mejor estos momentos de tensión.

Por su parte los expertos en seguros de salud Cignatambiénnos han dado unas pautas que previenen y combaten el síndrome postvacacional: 

- No cargarse de trabajo el primer día.  Es necesario tomarse tiempo para ponerse al día, además, es recomendable marcarse objetivos y una línea de trabajo para la primera semana de incorporación. 

- Mejorar lo que no nos guste en el trabajo. La reincorporación puede servir como un punto de inflexión para establecer una serie de "propósitos" que ayuden a mejorar aquello que no sea de nuestro agrado. 

- Buena alimentación y ejercicio. El consumo de alcohol y cafeína pueden agravar los síntomas de apatía, depresión y estrés, por su parte, el deporte hace que se liberen endorfinas que mejoran el estado de ánimo. 

- Hacer los deberes antes de irnos. Dejar todo cerrado antes de las vacaciones y no marcar citas importantes justo después de la vuelta. 

- No cogerse periodos vacacionales muy largos. Es preferible dividirlos a lo largo del año para que la vuelta sea menos abrupta.

- Disfrutar al máximo las vacaciones. Aprovechar el tiempo de descanso es imprescindible para evitar la frustración de haber desperdiciado los días libres, y para desconectar lo suficiente y volver con las 'pilas cargadas'. 

- Planificar el regreso con tiempo. Lo mejor es incorporarse dos de días después de regresar de viaje para poner en orden el hogar, recuperar horario y horas de sueño habituales.

- Tomarse la vuelta con filosofía. Es importante ver el trabajo como algo positivo que nos permite irnos de vacaciones. Además, la jornada laboral nos ocupa una parte del día debemos tener tiempo para todo: ocio, trabajo y descanso.