10 cosas que tu peluquero piensa y no te dirá jamás

Revelamos lo que se le pasa por la cabeza​ a tu estilista  mientras te mete la tijera y jamás imaginarías.

Lo más popular

1. Seguramente el corte y color no te quede como a la famosa de la foto

Sí, a todas nos encanta el corte perfecto de la melena brillante de Jennifer Aniston con esas mechas tan ideales que parecen bañadas por el sol. Pero incluso si tu peluquero logra dar con el mismo color y te corta el pelo como a la famosa que le enseñas en foto, tú estarás perfecta en el momento de salir de su salón. "Sin embargo, en tu día a día no contarás con el equipo de estilistas que han peinado y maquillado a esa famosa antes de aparecer en el photocall de turno, por lo que tu decepción será inmensa" afirma Don Bewley, cofundador de Eufora International Haircare en Carlsbad, una de los salones más famosos de California. Así que debes ser consciente de tu tipo de pelo y de tus facciones y estar abierta a las sugerencias que te haga el profesional que va a encargarse de tu pelo.

Publicidad

2. Dime exactamente qué significa "un poco más..." y "es más o menos como..."incluso aunque pienses que estás siendo muy puntillosa

"No podemos leer la mente de los clientes!" dice Bretaña Molina, propietaria de Brittany's Spa Salon, en Jacksonville, Florida. Ve a la peluquería mentalizada a explicarle a tu estilista de manera precisa y detallada. Si solo dices: "No me lo dejes demasiado corto" no le aportas una idea exacta de lo que quieres. Dile a tu peluquero el largo exacto que quieres y deja claro lo que son para ti "dos dedos". Es mejor ir poco a poco que llevarte la sorpresa de que sus "dos dedos" son de la mano de un gigante.

Lo más popular

3. Respeta mi tiempo

"El tiempo de un buen peluquero es muy valioso", dice Bewley. Tu retraso de 5 minutos puede destrozar su agenda de todo el día. Si ves que no llegas a tu hora, llama.  Y nunca des plantón. Tampoco es una solución llamar en el último momento pidiendo que te hagan un hueco a última hora. Tu estilista de confianza intentará hacerte ese valiosísimo hueco, pero significa que él hará horas extra y tendrá que apurar mucho más su tiempo con otros clientes (lo que a ti tampoco te gustaría si fuera a ti a la que tiene que cortar con prisas).

4. Me encanta conocer a mis clientes, pero hasta cierto punto 

No des por hecho que a tu estilista está dispuesto a escuchar todos los detalles sobre tu divorcio o el insufrible de tu jefe. "Después de atender a 10 clientes en un día, ¡todos su problemas empiezan a pesar sobre nosotros!" Bewley confiesa. Trata de hablar sobre moda, un tratamiento de belleza o las tendencias en cortes de pelo. Recuerda: cuando estés en la peluquería trata de relajarte y sentirte guapa y deja que tu peluquero se centre en tu pelo y no en tus problemas de pareja.

5. Una peluquería no es una guardería

"Los niños no deberían ir a la peluquería a no ser que se les vaya cortar el pelo" afirma tajantemente  Michael Boychuck, el experto en color que trata el pelo de la mismísima de Paris Hilton y propietario de salones Amp and Primp en Las Vegas. Las peluquerías intentan ser lo más cómodas para todos, incluidos los niños, pero si los profesionales que trabajan allí tienen que estar manejando productos químicos, sujetando tijeras o planchas calientes y hay pequeños correteando a su alrededor, puede haber accidentes que dañen seriamente a alguien. Lo mismo ocurre con tu perro afirma Emily Howard, dueña de Moxie Parlour en San Francisco. Sólo llévalo si es uno de esos centros que aceptan animales.

6. Olvídate de tu móvil (y tu comida)

Apaga su móvil antes del comienzo de la cita, recomienda Molina. "No sólo es la conversación que puede molestar a otros clientes si encima hablas muy alto" dice ella, " si no que tu peluquero no podrá hacer bien su trabajo si tiene que estar sorteando un móvil pegado a una oreja". Y por favor, trata de no comer mientras te cortan o tiñen... ese ligero movimiento hará que tu peluquero pueda meter la pata con la tijera. Por no hablar de los olores que pueden inundar toda la peluquería si todo el mundo comiera en ella.

7. Estoy usando estos productos porque creo que son los mejores para tu pelo, no para sacar unos ingresos extra

Si tu peluquero usa esa marca de productos es porque realmente cree en sus propiedades. Si te los recomienda para que te los lleves a casa es porque piensa que son buenos para ti. Para tu peluquero es muy frustrante para cómo pagas una buena suma por tu corte y color en el salón, pero luego usas un champú de marca blanca solo por ahorrarte unos euros.  Él sabe exactamente lo que tu pelo necesitas."Estoy aquí para darte el asesoramiento adecuado," dice Bewley. "Y voy a probar todo lo mejor que tengo hasta dar con lo que mejor te funciona a ti."

8. Tú eres la que mejor conoce a tu pelo ¡háblame de él! 

Cuando vayas por primera vez a un salón, explica a tu nuevo estilista cómo es tu pelo, lo que le has hecho en los últimos meses, qué productos usas, cuáles son sus virtudes y cuáles sus defectos, qué marca de tinte han usado antes...  recomienda Dickey, fundador y propietario de Hair Rules Salon en Nueva York. Cuanta más información le des, mejor va a ser el resultado porque sabrá cómo va a reaccionar tu pelo cuando use un determinado producto o te aplique un tratamiento nuevo. Si además tienes mucho mucho pelo, lo que viene siendo un pelazo, dilo cuando pidas cita por teléfono o llegues a la recepción del salón: así ellos sabrán que necesitan de tiempo extra para que hagan bien su trabajo. 

9. Si te gusta mi trabajo, por favor díselo a tus amigos

"El 'boca a boca' es la mejor publicidad para nosotros" confiesa Bewley. Si sales siempre feliz con tu corte o color nuevo, por favor díselo a todos tus conocidos. Esto nos beneficiará a los dos: si llega un cliente nuevo a un salón y dice que viene de tu parte, tu estilista será todavía más amable contigo y seguro que te hace un hueco si no has pedido cita. 

10. Eres un anuncio andante de mi trabajo

No dejes pasar mucho tiempo para ir a tu siguiente sesión de color y corte. Tu pelo es la obra de tu peluquero y la "destrozas" la próxima vez que le visites, será como empezar de cero. Si sabes cómo tratarlo, pregunta antes de irte de la peluquería. Te aconsejarán encantados de cómo debes cuidar de tu nuevo color o corte. Ten siempre claro que tu estilista quiere que estés guapa, que te veas bien y feliz, porque volverás pronto a visitarle.  

Vía: Woman's Day.

Artículos relacionados
como tener pelo bonito
Artículos relacionados