¿Quieres saber qué es el mindfulness?

El psicólogo Francisco José Puertas te desvela todo lo que debes saber de esta práctica para que puedas disfrutar plenamente de tu vida.

Lo más popular

Vivir la vida realmente y disfrutar en plenitud de lo cotidiano es el objetivo que busca el mindfulness, una práctica que puede ayudarte a tener una existencia más feliz y placentera. De todo lo que debes saber sobre este método y de cómo sacarle partido nos habla en exclusiva Francisco José Puertas, psicólogo general sanitario y especialista en ciencia cognitiva. 

Instructor de Mindfulness, DEA en Neurociencia y codirector de la Escuela de mindfulness y psicología mindfulnessypsicologia.com/blog/, define el mindfulness como "atención, conciencia, presencia plena". 

Publicidad

-¿Qué es?

-Es estar presentes en el presente. Creemos que lo estamos pero en realidad la mayoría del tiempo no es así. Sólo en un 20% de media dicen varios estudios al respecto y probablemente sean optimistas.

-Entonces, ¿dónde estamos?

-Pues viajando al pasado, al futuro o evaluando el presente cual red social, con "me gusta/me disgusta". Todo ello nos saca del momento presente, ya que en lugar de estar viviendo la experiencia, la vida, estamos pensando sobre ella. Generalmente queriendo que sea, hubiera sido o fuere de otra manera, y las pocas veces que nos agrada tratamos de retenerla, con lo que la perdemos de nuevo.

Lo más popular

Esta manera de funcionar es tan automática y tan cercana que no nos damos cuenta del desasosiego que nos produce. Como cuando hay muchísimo bullicio en la calle y cuando cesa, por fin descansamos.

Probablemente recordemos alguna vez en la que hayamos sentido ese parón del ruido, esa calma, la alegría de fondo. En la que no importa tanto lo que pasa, no lo catalogamos, simplemente actuamos si es necesario. Es un "fluir" con la vida, un estado de "gracia", mindfulness. Hace referencia a una capacidad humana innata, a la práctica de la misma (con las técnicas) y a este estado/rasgo de personalidad (la vida plena).

-¿Cuál es el objetivo?

-Este estado es el objetivo, pero paradójicamente si estamos pendientes de intentar conseguirlo, no llegamos. Como se ve no es A+B=C. Se trata más de quitar que de poner, de recuperar nuestra tranquilidad natural debajo de todas las preocupaciones que ponemos encima. Para facilitárnoslo, "que venga", sólo podemos tratar de "emular" lo que supone estar así, aquí es donde entran en juego las técnicas.

-¿Cómo ayudar?

-Ayuda mucho saber de qué estamos hablando, reconocer cuándo estamos en ello y, para dar lugar a que suceda más, "trabajar" cada uno los "componentes":

Mindfulness es pre-verbal, aconceptual, experimentar lo que sucede de la manera más directa posible. Por tanto describirlo en palabras o desglosarlo en partes se queda siempre muy lejos. Pero para hacernos una idea, tiene que ver con estar atendiendo a todo lo que acontece con total curiosidad; sin juzgar ni valorar lo que ocurre, aceptando la experiencia tal cual se presenta; dejando pasar lo que llega (cualquier pensamiento, emoción, sensación física, etc.) para recibir lo siguiente; con el propósito de "estar a lo que se tiene que estar"; con empatía hacia uno mismo y hacia los demás.

-¿Alguna característica destacada?

-Sí, otra característica muy importante es que cuanto más se está en mindfulness más profundo nos resulta, más puertas nos abre, más nos cambia la manera de ver el mundo/nosotros.

Como se puede apreciar, es algo bastante difícil de describir. Además, en nuestra civilización tenemos la tendencia de querer agarrar el concepto, tener claras las reglas, los objetivos, los niveles. Si no es así nos suele desesperar. Esta es una trampa del funcionamiento psíquico habitual, de la que precisamente el mismo mindfulness libera. Así que lo mejor es practicarlo, ser nosotros mismos, vivirnos.

-¿Cómo se definiría el mindfulness?

-Nosotros solemos decir que mindfulness es "la experiencia plena de la vida, que sólo se puede dar en el presente, en el aquí y el ahora"

Una definición clásica desde la psicología académica es la que aporta el Dr. Jon Kabat-Zinn (1990), quien adaptó el término para Occidente: "La conciencia que surge de prestar atención, de forma intencional, a la experiencia tal y como es en el momento presente, sin juzgarla, sin evaluarla y sin reaccionar a ella".

Y otra, como ejemplo de sus raíces en las tradiciones meditativas, es la del monje budista de Vietnam, Thich Nhat Hanh (1976): "Mantener la propia conciencia en contacto con la realidad presente".