Comer fritos y cruzar las piernas, grandes males para tu espalda

El quiropráctico Daryn J. Wiese te da las pautas para mejorar la salud de la columna vertebral.​

Lo más popular

¿Sabías que una mala postura puede reducir tu capacidad pulmonar hasta un 30% y aumentar un 43% la aparición de enfermedades vasculares o del corazón? Una posición incorrecta, una situación de estrés, una inoportuna caída o un mal hábito de salud son razones de peso para que nuestro sistema nervioso, a través de nuestra columna, no se autorregule de forma óptima. ¿El resultado? Desde migrañas, ciática, hernia discal, asma o mareos hasta incluso una depresión.

Publicidad

Hemos acudido al quiropráctico norteamericano Daryn J. Wiese, vicepresidente de la Asociación Española de Quiropráctica que dejó Seattle hace unos años para instalarse en Barcelona, para que nos detalle en exclusiva para Woman´s Day los siete hábitos saludables para tener una columna vertebral perfecta

Son pautas útiles de ergonomía para mejorar la postura en el día a día y en el trabajo. Apunta:

Lo más popular

Come sano

Eres lo que comes, no lo olvides. Aparca los fritos, que causan inflamación en el organismo y apuesta por las verduras y las frutas. Son muy buenos aquellos alimentos que incluyen grandes dosis de Omega 3, como el pescado y ciertos frutos secos (las nueces).

Bebe mucha agua

El agua y los líquidos en general ayudan a lubricar las articulaciones. Tenla en cuenta y aplica esta sencilla regla: Hay que beber agua abundante, sin contar las infusiones o las bebidas refrescantes de cola. Una fórmula fácil para saber lo que necesitas beber es dividir tu peso entre 32 (por ejemplo, 64 kilos: 32 da 2 litros. Esta será la cantidad de litros de agua que deberías beber a diario).

Haz ejercicio

Camina 20 minutos al día como mínimo y si lo deseas luego haz deporte. "Por eso, en Estados Unidos tenemos un problema de obesidad ya que vamos en coche a todas partes", afirma Daryn. Luego puedes bailar, hacer trekking, bici, natación o lo que te apetezca. "Hay unos deportes mejores que otros (correr no es de los más recomendables), según cada persona, pero te tiene que gustar lo que haces", aconseja Daryn.

Duerme las horas necesarias

Ni mucho ni poco. Lo mejor es dormir boca arriba o de lado, un mínimo de 6 horas seguidas. Evita, en la medida de lo posible, dormir boca abajo. Y no más de 10 horas ya que dormir mucho tampoco es bueno para la columna. Lo ideal: entre 7 y 8 horas diarias.

Si utilizas almohada, que sea pequeña y dura.

La elección del colchón depende de muchos factores. Mírate los dedos: si los tienes flexibles, opta por un colchón duro.

Gestiona tu estrés

La cuestión es cómo uno gestiona y elimina el estrés (físico y/o emocional). Puede ser con ejercicio, meditación, respiración, deporte, etc. Elige el tuyo. Cuando estás estresada, sueles tender a encogerte. Eso provoca luxaciones en la espalda. Es un reflejo espontáneo que acaba pasando factura.

Daryn J. Wiese nos da las claves para que nuestra espalda esté siempre perfecta.

Mantén una postura correcta

Los nervios de la columna son muy sensibles y si están comprimidos o irritados pueden reducir el buen funcionamiento de los órganos del cuerpo. "Si la columna está rígida no produce las endorfinas necesarias para nuestro bienestar", asegura el quiropráctico americano, para quien también un mal estado de la columna puede influir en problemas de digestión.

Dos de las posturas más problemáticas que afectan a nuestra salud son cruzar las piernas y sentarse sobre la cartera en el bolsillo trasero. Al cruzar las piernas se puede desalinear la pelvis, causando problemas en rodillas, tobillos y piernas. En cuanto a la cartera, la solución sería llevarla delante en el pantalón o en el bolsillo de la chaqueta cuando nos sentamos. La pelvis es la base de la columna y si esta base está torcida influye en nuestra salud.

Recuerda, además, que no tenemos el cuerpo adaptado para pasar mucho tiempo sentados. "No más de 30 minutos en la misma postura", avisa Daryn. Su solución es "a la media hora, hay que hacer un descanso y ponerse de pie 30 segundos o un minuto, estirarnos, movernos o ir a tomar un vaso de agua".

¡Y cuidado con los sofás blandos si haces la siesta! "Muchas personas que vienen a la consulta con una crisis de tortícolis o lumbalgia y resulta que el 50% han dormido en el sofá o han hecho una mudanza", asegura el quiropráctico.

Mantén la columna en buen estado

Una columna sana es sinónimo de una columna en movimiento. "Cuando hay movimiento hay estimulación del cerebro y del sistema nervioso. Es como cuando hay una buena cobertura del móvil: la comunicación es mejor, podemos hablar mejor", señala Daryn. Una visita al quiropráctico te puede ayudar a encontrar respuesta a tus dolores de espalda. Tienes más de 200 profesionales a tu disposición en nuestro país.

Cómo sería una sesión en el quiropráctico

Tu primera visita al quiropráctico incluye una serie de pruebas:

- Evaluación general con un historial completo del origen del problema y metodología
- Escáner térmico para determinar las funciones del sistema autónomo
- Escáner de la superficie de la musculatura
- Medición del ritmo cardiaco
- Palpación general de la columna, de los reflejos etc...

Duración: 1 hora

Las siguientes visitas duran unos 10 minutos. Un tratamiento medio puede durar tres meses, a razón de una visita semanal.