¿Sudar es sinónimo de perder grasa?

Desmontamos uno de los mitos fitness más extendidos.

Ir al gimnasio y salir empapado en sudor es para muchos una muestra de orgullo que viene a significar algo así como: "Mira todo lo que he sudado, hoy me he machacado pero bien". Error.

Sudar no tiene nada que ver con adelgazar más o menos. De hecho, hay personas que tienden a sudar más y otras menos aunque hagan el mismo ejercicio y tengan una complexión parecida.

Según explica el exgimnasta Jesús Carballo, "sudar es un mecanismo termorregulador". Quiere decir que, cuando la temperatura de nuestro cuerpo aumenta, sudamos para mantenernos en los niveles de calor que nuestro cuerpo necesita (cerca de 36,5º). Cierto es que perdemos líquido al sudar, pero no lo suficiente como para que se considere que estamos "adelgazando"; además, no siempre que se suda el metabolismo de las grasas está activado, eso dependerá del tipo de entrenamiento que se lleve a cabo.

Publicidad

Según Carballo, este mito está muy unido al de que "ciertos alimentos no engordan"; a esto Carballo responde: "rotundamente falso. Todos los alimentos suponen cierta cantidad de calorías en nuestro cuerpo, en unos casos más, y en otros menos". 

Para él la clave está en ingerir las calorías exactas que consumimos a lo largo del día. "Si las calorías que tomamos en nuestra dieta son superiores a las que gastamos con nuestra actividad física diaria, ganaremos peso, y en caso contrario, lógicamente, lo perderemos".

Por tanto, queda claro que lo que hay que hacer es comer de manera adecuada y realizar ejercicio acorde con lo que consumimos, ni más ni menos.