Beneficios de saltar a la comba frente al running

​Saltar a la comba es un ejercicio muy completo para perder peso y aumentar la capacidad cardiovascular. Si no te gusta correr, este es tu ejercicio.

Lo más popular

Hay muchas maneras de hacer cardio, y saltar a la comba es una de las más rápidas y efectivas. Parece un ejercicio sencillo, pero en el fondo, es uno de los más exigente, y con él podrás trabajar tanto tu capacidad cardiovascular, como tus piernas y tu abdomen. El running también trabaja todas estas zonas, pero para muchas personas, es un ejercicio demasiado duro o aburrido. Saltar a la comba es una manera de hacer un entrenamiento cardiovascular de alta intensidad sin tener que echar a correr. Es un ejercicio que puedes hacer al aire libre o en el gimnasio, que se realiza en periodos cortos de tiempo y que es ideal para intercalar con otros ejercicios de tonificación.

Publicidad

Jesús Carballo recomienda introducir este ejercicio como calentamiento o como parte del entrenamiento. Además, propone una tabla de ejercicios de intervalos en los que la poder introducir la comba. Gracias a los intervalos quemarás más grasas en menos tiempo, aprovechando al máximo cada entrenamiento.

Para poder saltar sin riesgo de lesión, lo mejor es calentar y estirar cuádriceps y gemelos, así no habrá molestias ni pinchazos. También debes equiparte de manera adecuada. Elige un sujetador deportivo con el que no se te mueva el pecho, no solo evitarás molestias sino futuros problemas estéticos. Las zapatillas deben amortiguar bien tu pisada, o en este caso salto. No te la juegues y lleva siempre las deportivas adecuadas para hacer ejercicio. 

Lo más popular

Entrenamiento rápido y efectivo

Para empezar tu entrenamiento con saltos a la comba, debes realizar tres rondas de la siguiente tabla de ejercicios. Hay que intentar hacerlas en el menor tiempo posible.

20 sentadillas en el sitio 

Para hacer una sentadilla correctamente, coloca las piernas al mismo ancho que los hombros. Flexiona las piernas echando el culo hacia atrás hasta colocarlas en un ángulo de 90º. Haz fuerza con los abdominales para mantener bien la postura y el equilibrio, y vigila que las rodillas no sobrepasen la punta de tus pies.

12 fondos de brazos 

Para los fondos de brazos, puedes hacerlo con las piernas estiradas o sobre las rodillas. Coloca las manos en línea con los hombros y baja el cuerpo con los brazos pegados a la zona de las costillas. Controlando el movimiento, vuelve a subir.

15 abdominales en el suelo

Procura no tirar de tu cuello ni tu espalda, que la fuerza siempre salga del abdomen.

Salta 1 minuto a la comba 

Procura amortiguar cada salto cayendo sobre la punta de tus pies, en lugar de los talones. Así protegerás tus tobillos y rodillas.