Organizar una cena en casa para quedar como una reina

Aprovecha la magia de las noches para convertirte en la anfitriona de una velada entre amigos. No tienes que pasar horas en la cocina ni obsesionarte con los detalles: sigue estos consejos y todo te saldrá a la perfección.

Lo más popular

Lo que habías previsto como una velada inolvidable podría terminar en desastre por falta de previsión y de una organización inadecuada. Para evitarlo, piensa con antelación qué quieres hacer y cómo llevarlo a cabo.

-No experimentes. Elige recetas que hayas probado al menos una vez, sencillas, de esas que no fallan, y muy vistosas. Deja el entrante preparado el día anterior.

-Compra más de lo que necesitas. Adquiere cantidades mayores a las indicadas en la receta. Así podrás rectificar errores.

Publicidad

-Prevé una alternativa. Ten en la nevera ingredientes suficientes para elaborar un menú de emergencia por si el que habías pensado no te sale como esperabas.

-Una cena no es una fiesta. Limita el número de invitados –cocinar para más de seis personas resulta complicado y te obliga a tener recipientes grandes–. Además, lo normal es que todos se ofrezcan a ayudarte y mucha gente en la cocina queriendo echar una mano dificulta la tarea.

Lo más popular

-Los aperitivos son básicos. Elabora con antelación algún tentempié con el que entretener el tiempo y el estómago mientras terminas los preparativos.

-Todo a tiempo. Procura tenerlo todo listo, como máximo una hora antes de la llegada del último invitado. Así, tendrás tiempo para solucionar cualquier imprevisto que se produzca.

-Cuida la estética. Monta una mesa atractiva. Con ello conseguirás que hasta los alimentos más simples parezcan sofisticados.

-Pon un toque exótico. Un marisco –puede ser congelado– con salsa o frutas tropicales siempre goza de gran aceptación.

-Opta por la comida preparada. A nadie le importará que uno de los platos sea comprado. Puede tratarse de los aperitivos o del postre: un buen helado o una tabla de quesos es un excelente punto final. Si te decides por comida ya preparada, dale tu toque personal: una pizca de finas hierbas, un chorrito de nata, un acabado de azúcar glass o unos minutos en el horno pueden hacer maravillas.

-Acompaña con buena música. Haz la selección idónea, teniendo en cuenta las preferencias de tus invitados, para crear un ambiente agradable.

-Excelente aspecto. Prepara cuanto puedas el día anterior para ofrecer esa noche un aspecto relajado y radiante. Nada peor que se te vea cansada y sin ganas de nada.

DECÁLOGO DE LA BUENA ANFITRIONA

1-Cada invitado es único. Haz que todos se sientan protagonistas de la noche.

2-Elije tu atuendo. Ni muy casual ni demasiado elegante.

3-Cuida la iluminación. Te ayudará a crear un ambiente cálido.

4-Libro de firmas. Anímales a escribir algún comentario en él cuando se trate de una conmemoración. Será un bonito recuerdo.

5-Hielo suficiente. Es de principiantes que se te acabe.

6-Decoración original. Inténtalo con flores flotando en recipientes de agua.

7-Velas aromáticas. Dan un toque íntimo.

8-Inmortaliza la cita. Una cámara de fotos o el móvil serán aliados perfectos.

9-Detalle inolvidable. Obséquiales con un pequeño recuerdo.

10-Agradéceles su asistencia. Y pídeles que no tarden en volver.