12 tipos de arroz para tus recetas favoritas

Así son los tipos de arroz que más se emplean para cocinar los platos más ricos.

Lo más popular

El arroz es uno de los cereales que más se consumen en el mundo y es uno de los grandes portadores de las calorías en la dieta de la población mundial. Hay infinidad de tipos de arroz, pero todos son la semilla de la planta Oryza Sativa y su principales nutrientes son los hidratos de carbono, las proteínas vegetales y apenas contiene grasas.

Conoce los 10 arroces más empleados para cocinar y para qué tipo de platos es más adecuado cada uno de ellos.

Publicidad

Calasparra: se produce en Murcia y en Albacete y está considerado el mejor de España. Tiene su propia denominación de origen y sus granos son más o menos blancos, pero siempre uniformes. Tarda 20 minutos aproximadamente en cocerse.

Redondo: su grano es de pequeño tamaño y su tiempo de cocción es rápido. Su capa exterior es fina y deja libre el almidón adquiriendo una textura cremosa. Es ideal para preparar dulces, especialmente el arroz con leche.

Lo más popular

Largo: su grano mide 6 mm o más y es delgado. Es un arroz de gran calidad, cocción rápida y, después de cocinado, queda suelto. Es perfecto para ensaladas, para elaborar el arroz tres delicias o como acompañamiento de otros platos.

Mezcla: está compuesto por una combinación de arroz salvaje y de arroz de grano largo, que es claro, traslúcido y de un tamaño tres veces más largo que ancho. Suele usarse como guarnición.

Grueso: es redondo, blanco y tiene una gran cantidad de almidón; absorbe bien el caldo. Tarda en cocerse 15 minutos y es ideal para preparar paellas.

Integral: requiere un tiempo de cocción de 50 minutos aproximadamente, aunque para ahorrar tiempo, se puede dejar en remojo durante la víspera. Es rico en fibra.

Precocido: es de grano largo, ya cocido y deshidratado. Solamente necesita 5 minutos de cocción. El resultado es un arroz suelto y que no se pasa. Muy recomendable para sacarte de un apuro.

Salvaje: es una semilla de una planta acuática que crece en Estados Unidos y Canadá. Tiene un sabor fuerte y se suele combinar con otros arroces. Tarda una hora en cocerse.

Vaporizado: necesita más agua y tiempo de cocción que el arroz normal. Puede recalentarse, porque ni se pega ni se pasa. Contiene más nutrientes que el arroz blanco, pero absorbe peor los sabores del plato.

Basmati: es de origen hindú y sus granos tienen un sutil aroma a nuez, por lo que es ideal para ser ponerlo como guarnición de otros alimentos. A veces se añade azafrán, porque gana en sabor.

Carnaroli: es originario de la región del Piamonte en Italia, es un arroz de grano medio, redondo y blanco, es muy rico en almidón por lo que está muy indicado para la elaboración de risottos.

Japonés o japónica: como su nombre indica este tipo de arroz se cultiva en cualquier región de japón. Esta variedad se caracteriza por  ser de grano corto, tener una textura única y un carácter pegajoso por lo que resulta ideal para la elaboración de sushi.