10 reglas para adelgazar sin dejar el pan

​No cuentes calorías sino nutrientes. Así es el revolucionario método del médico italiano Luigi Rossi.

No cuentes calorías sino nutrientes. Éste es el método molecular que propone el reputado médico italiano Luigi Rossi para eliminar los kilos de más de forma saludable. Para ello, sigue 10 reglas básicas que te ayudan a controlar el peso y te enseñan qué tomar según tu cuerpo. 

"Conoce tu cuerpo, elige bien tu alimento". Es el lema del doctor Pier Luigi Rossi, experto en nutrición que desvela su método en su último libro "De las calorías a las moléculas", publicado por Aboca, empresa líder en la elaboración de productos para la salud. Datos como la cifra de la OMS diciendo que 1.000 millones de adultos tienen sobrepeso llena de preocupación a Rossi a la hora de elaborar su reglas básicas para una vida saludable.

Publicidad
  1. Comer con ritmo y hacerlo cada tres horas. Escoger los alimentos para controlar el valor de la glucemia, de la lipemia y de la insulina, hormona responsable de la acumulación de peso.
  2. Este método se basa en que los alimentos modulan la respuesta del ADN para orientar al organismo hacia un peso corporal sano. Por tanto, los nutrientes que forman parte de nuestra dieta deben proporcionarnos la energía que necesita el organismo y garantizar nuestra salud sin disminuir el placer de comer. Tomar abundantes vegetales (fruta y verdura) y pescado. Las moléculas contenidas en estos alimentos pueden actuar sobre el ADN de los adipocitos, células grasas, y ayudarles a eliminar las acumulaciones de grasa
  3. Evitar las dietas adelgazantes que llevan a la cetosis, que resulta por ingerir dosis reducidísimas de carbohidratos. La cetosis elimina agua y músculo, y somete al organismo a un proceso inflamatorio realmente dañino
  4. Garantizar una adecuada y continua dosis de glucosa al cerebro y a todas las células para la formación de ácidos nucleicos, fundamental en los procesos vitales. Los carbohidratos, aunque en dosis controlada, no nos deben faltar nunca (pasta, pan, arroz...).
  5. Mantener un estado antioxidante para que todas las células reduzcan el nivel de radicales libres. Los vegetales como la zanahoria, el pimiento o la remolacha aportan valiosas moléculas antioxidantes capaces de prevenir y retrasar el envejecimiento.
  6. Evitar el llamado "hígado graso". Si quieres perder peso se necesita descargar el hígado del exceso de glucógeno y de grasas alimentarias. Conviene reducir la dosis diaria de carbohidratos y lípidos (aceite de oliva, pescado, queso, leche entera...).
  7. Adelgazar perdiendo sólo masa grasa (sin atacar la masa muscular y sin perder agua y masa ósea). Así se evita el síndrome de la adaptación metabólica ya que conduce al bloqueo de la pérdida de peso en poco tiempo.
  8. Introducir en tu dieta al menos 30 g de fibra al día (de alimentos de origen vegetal) para gestionar la higiene y el bienestar intestinal. Así limitas la absorción intestinal de la glucosa, las grasas y el colesterol.
  9. Garantizar un adelgazamiento gradual y continuo hasta conseguir el peso-forma deseado de cada persona. El objetivo es: "empezar lento e ir despacio".
  10. Mantener en el peso-forma conseguido gracias al control de la dosis personal diaria de carbohidratos. Hay que realizar actividades motoras aeróbicas (pasear, correr, ir en bicicleta, nadar) o ejercicios de resistencia (con pesas o gomas) para incrementar la musculatura.