6 maneras de quitarte el estrés fácilmente

​Deporte, pensar siempre en positivo y reír son algunos de los cambios que debes hacer en tu vida para tener menos estrés.

Aprende estas terapias y formas de encarar la vida para conseguir liberarte de las presiones que te rodean:

Pensar en positivo


El inconsciente hace caso al más fuerte de los pensamientos, por lo que hay que autoconvencerse con afirmaciones positivas.

Risoterapia

Reír es uno de los actos más beneficiosos para la salud, tanto física como psíquicamente. Con la risa se consumen calorías, se activa el proceso respiratorio y se logran beneficios relajantes. Hay 'talleres de la risa' en los que se enseña a reír y a descargar tensiones, miedos y frustraciones.

Publicidad

Sentido del humor

Encarar la vida con sentido del humor ayuda a tener una actitud más vital y a afrontar los problemas y sinsabores de la vida con una mejor disposición. Reactiva tu vida social con viajes, cursos, tertulias, presentaciones, exposiciones... y un sinfín de eventos que se organizan en los municipios y centros sociales de toda España.

Reloj interno

El cuerpo se rige por ritmos propios que marcan un ciclo de 24 horas. El cerebro se encuentra en el momento álgido a media mañana y a media tarde, así que hay que realizar las tareas de carácter intelectual a esas horas.

Lo más popular

Haz ejercicio

No hace falta que te prepares para una maratón pero sí se trata de mover el cuerpo. Si no te ves con ganas de apuntarte a un gimnasio, sal a caminar a paso ligero una hora al día. Físicamente, el cuerpo se siente más fuerte sobre las 4 de la tarde, cuando la temperatura corporal está al máximo. Aunque los mejores resultados deportivos se logran a última hora de la tarde. Entre las 3 y las 5 de la madrugada desciende considerablemente la tensión arterial.

¡Adiós depresión!


En épocas en las que la moral está a la baja y antes de hundirse en el abismo de la depresión, analizar las causas de esta actitud. Es bueno hablar y desahogarse. Hay que dormir lo necesario y regularmente, aunque no hay que recurrir a tranquilizantes ni somníferos sin receta médica.