Los perros entienden perfectamente los sentimientos humanos

Un estudio confirma lo que los dueños de estos animales ya sabían.​

Lo más popular

¿Pueden los perros sentir tristeza? ¿Saben ellos cuando estamos eufóricos?

Según un grupo científicos, la respuesta es sí. Investigadores de las universidades de Lincoln y Sao Paula han demostrado que los perros pueden leer de manera instintiva las emociones humanas, puede que incluso comprendan un poco sentimientos tan abstractos como el enfado o la alegría.

El estudio consistía en enseñarles a los perros imágenes de caras felices o tristes, mientras que al mismo tiempo escuchaban unas grabaciones de voces humanas hablando en todos alegres o con enfado.

Publicidad

Los investigadores descubrieron que los perros se fijaban más en las caras que casaban con las emociones que estaban escuchando. También sugieren que los humanos hemos construido un radar emocional en los perros después de años de crianza selectiva entre las razas.

Lo más popular

Para muchos dueños, este estudio no les pilla por sorpresa: los amantes de los perros suelen hablar de la relación tan especial que tienen con sus mascotas. Después de todo, ¡no los llaman el 'mejor amigo del hombre' por nada!

"Mi cachorrito entiende mis emociones, ¡y las usa en mi contra! Es un cruce entre cocker spaniel y caniche, lo que la convierte en un ser increíblemente adorable, ¡y ella lo sabe! Es muy difícil regañarla… Siempre sabe cuando está pasando algo, como por ejemplo cuando mi hermano vuelve a la universidad, y nos intenta rodear para que estemos juntos".

"Me hizo llorar cuando destrozó mis zapatillas Van recién compradas. Mientras estaba sentada en el sofá lamentándome por el destrozo, me di cuenta de que me miraba expectante porque me había traído todos su juguetes de perro para decir que lo sentía. Fue muy difícil seguir enfadada después de eso".

"No estoy segura de que pueda entender a nuestro gato, un viejo malhumorado de 15 años, que siempre está enfurruñado, porque siempre que intenta empezar un juego con alguna pelota o para perseguirse, ¡se lleva un zarpazo de advertencia!".

Vía: GoodHouseKeeping.