Cómo afrontar el Síndrome de la Cama Vacía

Afecta a las mujeres que ven la soltería como una carga.

Aunque la sociedad ha evolucionado mucho, son muchos los estándares, prototipos y estigmas sociales que afectan a determinados sectores y que pueden alterar nuestra felicidad.

El Síndrome de la Cama Vacía afecta algunas mujeres entre los 30 y los 40 años que sienten una necesidad acuciante de estar en pareja y formar una familia como símbolo de plenitud vital independientemente de sus logros profesionales e intelectuales. No se sienten plenas sin una pareja a su lado y ven la soltería como "una especie de castigo divino, como una imposibilidad de lograr ser querida y aceptada, como una forma de incompleta existencia. La consecuencia de ello resulta evidente: muchas de ellas terminarán eligiendo una pareja por perentoria necesidad más que por verdadera motivación o deseo", explica Verónica Rodríguez Orellana, terapeuta y directora de Coaching Club.

Publicidad

El "síndrome de la cama vacía" tiene que ver con la sensación de desprotección, tristeza, soledad asociada al dormir sola. Este síndrome se puede observar desde diferentes perspectivas:

  1. Atrapada sin salida: Se preguntan si son muy selectivas, si son tan independientes que asustan o afirman que el amor es su asignatura pendiente.
  2. Soledad en compañía: La pareja ideal no existe y en muchas ocasiones la supuesta felicidad es solo apariencia. "Continuamente acuden al centro Coaching Club con preguntas frecuentes: ¿Por qué sigo? ¿Qué nos une? La única conexión consiste en los muchos años que pasaron juntos y que se transformaron en costumbre y hábito, el único impedimento para la ruptura es el miedo a la soledad y a perder una red social tejida con paciencia y dedicación", explica Verónica Rodríguez.
  3. Separación reciente: Son aquellas mujeres que han vivido en pareja muchos años y están acostumbradas a tomar decisiones conjuntamente. Como afirma Verónica Rodríguez: "Aunque la decisión está tomada y no se arrepienten de ello, la sensación de incertidumbre es inevitable porque han debido abandonar una zona de absoluto confort que facilitaba la resolución de cualquier problema, por arduo que pareciera".

Consejos que te ayudan

  • Cambia tu forma de pensar: Estar soltera no es un castigo sino una situación natural de la vida.
  • Organiza tus sentimientos: Realiza actividades que serían más difíciles de hacer en pareja. Rompe con la rutina y fomenta tu creatividad.
  • Conecta con tus deseos más escondidos: No dependen de vivir en pareja o solo. Lograrlos es la única garantía de tu bienestar.
Artículos relacionados