7 excusas para huir con dignidad de una mala cita

​​Te damos las claves para escapar de una cita desastrosa.

Las primeras citas suelen ser un momento peculiar y si, encima, has quedado con alguien que has conocido en internet, lo es aun más. De hecho, la mayoría de las veces acaban siendo citas desastrosas.

Si tu cita no está saliendo según lo planeado y lo único que piensas es ¡quiero irme de aquí!, la web de contactos AdoptaUnTío.es te da las claves para poner punto y final al encuentro y no quedar (tan) mal.

Publicidad
  1. El comodín de la llamada: vivimos en la era de los móviles y una llamada a tiempo puede salvarte de una cita desastrosa. Pacta una llamada con un algún amigo a la media hora desde el comienzo de la cita. Si todo está saliendo al revés y quieres huir, inventa un contratiempo que te obligue a marcharte.
  2. La niñera de última hora: Una excusa perfecta y que no te puede reprochar. Tu pequeño se ha puesto malito y la niñera no se atreve a darle la medicación y por eso te ha llamado o mandado un mensaje. Lógicamente, tendrás que irte lo más rápido posible.
  3. El trabajo acumulado: otra forma de dar carpetazo a una mala primera cita. Dile que no puedes quedarte más tiempo porque tienes mucho trabajo que hacer. Es cierto que esta excusa no sirve para salir corriendo pero es una gran opción para evitar que "la tortura" se alargue más de lo necesario.
  4. El madrugón del día siguiente: otra manera de librarte de una cita poniendo como excusa el trabajo. Dile que al día siguiente tienes que madrugar mucho y que tienes que marcharte a casa. Además, puedes darle más realismo diciendo que tu jefe te encomendó una tarea a última hora de la tarde o que te avisaron que la reunión del día siguiente se adelantó una hora.
  5. El cumpleaños olvidado: miras el móvil y ves que te han bombardeado a mensajes y te das cuenta de que ¡has olvidado el cumpleaños de tu prima! Esta es otra excusa recurrente para salir del apuro de esa cita que no está yendo como esperabas.
  6. A las doce en casa: Si además de huir quieres pasártelo bien, suéltale que vives con tus padres y que tienes que estar en casas antes de las doce porque si no se enfadan. Hay dos opciones: o le encanta porque le abandonas como si fueras la Cenicienta o el que sale corriendo es él al ver tu dependencia paterna.
  7. Cosas de mujer: Ya que tenemos que vivir aguantando dolores de ovarios y malestar general por culpa de la menstruación, aprovéchate de ello. Un período menstrual adelantado o sus dolores derivados pueden servirte también para salir airosa sin que tu compañero de cena sospeche nada.
Artículos relacionados