Amor: las razones químicas por las que nos enamoramos

​El amor nos hace soñar y que nuestro corazón palpite fuerte. Pero estas reacciones tienen una explicación científica, te lo contamos.

Lo más popular

El amor es uno de los temas fundamentales que rigen la conducta del ser humano. Todos lo buscan, pocos lo encuentran y no se sabe muy bien cómo funciona, pero el hecho es que cuando estamos enamorados nos portamos de manera diferente y ahora tiene una base científica. No te pierdas las cinco razones por las que el amor nos vuelve locos.

El amor nos vuelve ciegos

No de manera literal, claro, pero sí figurada. Cuando estamos enamorados, una parte de la amígdala cerebral se desactiva. Esta parte es la que nos produce la sensación de miedo. Por esta razón, cuando estamos enamorados solo podemos ver las cosas que nos gustan de nuestro objeto de deseo, aceptando y apartando de nuestra atención aquellas cosas que nos molestan.

Publicidad

La actividad sexual puede controlar la mente

"No te acuestes con una persona de la que no quieras enamorarte". Cuando practicas sexo con otra persona, se eleva la producción de una sustancia llamada dopamina que induce al amor romántico, creando sentimientos hacia ella.

Adictos al amor

Cuando estamos enamorados, segregamos unas endorfinas que hacen que nos sintamos bien, felices. Este estado de bienestar consigue que demandemos cada vez más amor por parte de nuestra pareja, ya que la rutina estanca la secreción de esta sustancia y es lo que nos lleva a esa sensación de aburrimiento algunas veces. Las endorfinas puede crear dependencia, ya que es un estado de euforia muy agradable, por eso hay gente que es más enamoradiza.

Lo más popular

Seguimos enamorados a pesar del rechazo

Muchas veces resulta imposible de creer que una persona siga enamorada a pesar de no ser correspondida. Esto se relaciona mucho con el punto anterior. Un estudio realizado por la Dra. Fisher en la Universidad de Rutgers en Nueva Jersey, Estado Unidos, analizó las razones por las que algunas personas siguen enamoradas a pesar de haber sido rechazadas. 

Parece que el área cerebral de la recompensa es el verdadero culpable. En los enamorados funciona también, lo que pasa es que ellos sí reciben su recompensa de la mano de su amor. En los enamorados no correspondidos, funciona como una conducta adictiva en la que la búsqueda de esa recompensa es lo más importante. La actividad de esta zona libera dopamina y sus efectos siguen presentes tiempo después de haber sido apartado del objeto de deseo, por eso, aunque no reciben su recompensa, siguen enamorados.

El enamoramiento es estrés

Sí, este estado se da de manera natural en el ser humano y sus señales son similares a las de estrés. Cada individuo tiene su propio ideal de pareja. Además, las mujeres y los hombres se fijan en distintas cosas. Ellas se sienten atraídas en primer lugar por el factor intelectual, mientras que ellos responden antes a un estímulo visual. Cuando nos hemos fijado en la persona que nos gusta, se desencadenan una serie de reacciones químicas que nos producen esa sensación de amor. Algunos científicos han detectado que se produce un aumento de feniletilamina. Esta sustancia produce una reacción muy similar al estrés, es decir, un pulso acelerado, una taquicardia y cierto rubor debido al aumento de sangre que recorre todo nuestro cuerpo.