Muchos regalos de Navidad provocan frustración en los niños

Los pequeños están tan sobreestimulados en estas fechas que son incapaces de valorar los detalles y emocionarse con la llegada de Papá Noel y los Reyes Magos.

Lo más popular

Colmar de regalos a los niños por Navidad hace que no sean capaces de conectar con la emoción de unas fechas tan especiales y señaladas. Es decir, cuantos más juguetes, menos ilusión. Aunque parezca una asociación de ideas erróneas, lo cierto es que psicólogos y pediatras advierten que regalar en exceso provoca frustración en los más pequeños.

"El exceso de regalos puede conducir incluso a una apatía total, provocando que los niños pierdan la ilusión debido a un exceso de estímulos positivos, un estado que puede reducir, además, su nivel de tolerancia a las frustraciones", asegura el doctor Gonzalo Oliván, Jefe de Pediatría y Adolescencia del Instituto Aragonés de Servicios Sociales y miembro de Top Doctors.

Publicidad

Tantos regalos hacen que el niño no sea capaz de centrarse en un único regalo y disfrutarlo plenamente; por ello, son típicas las frases como "esto no lo quería" o "no me han traído esto otro". Para evitar esta situación, lo ideal es coordinarse con el resto de familiares y amigos.

Gestionar las expectativas de los niños

Los niños no se frustran por no tener todos regalos que han pedido sino todo lo contrario, acceder a sus exigencias les puede convertir en adultos insatisfechos crónicos. Es necesario que les expliquemos que hay un "máximo" de regalos dándoles a entender que "cada Rey Mago trae un único regalo, o que dejan uno en cada casa (de abuelos, tíos…). Es asombroso cómo los niños pueden razonar y adaptarse sin problema a esos ajustes", explica la pediatra Luzdivina García.

Lo más popular

Sin embargo, en ocasiones el problema es de los padres, que no saben gestionar sus expectativas llegando generar en sus hijos necesidades que no tenían. La conclusión es: en la cantidad no está la felicidad de los niños.

La clave: alimentar la emoción

Para que ni los niños ni los padres se frustren, lo que hay que hacer es ayudar a los pequeños a decidirse por algo concreto que les haga mucha mucha ilusión y que convierta la Navidad en un momento mágico que esperan todo el año con entusiasmo. "Con frecuencia nos encontramos en la consulta casos de niños que, en vez de sujetar una lista de regalos con los ojos llenos de ilusión, están frustrados porque no saben qué pedirse. Están ya tan colmados de regalos materiales, que llegan a ellos sin un motivo concreto, que no son capaces de conectar con la emoción que le corresponde a estas fechas", confiesa Natalia García, psicóloga de Psikids.

Respecto a los niños más mayores, hay que hacerles partícipes de la realidad económica familiar sin quitarles la ilusión. "Los niños son extremadamente inteligentes y es deber de los padres infundirles sensatez, sentimiento social y, en la medida de lo posible y sin llegar transmitirles demasiadas preocupaciones adultas, hacerles entender la realidad familiar", explica la doctora García.

Características de los regalos

Para los más pequeños de la casa se pueden establecer unos parámetros básicos sobre el tipo de juguete más adecuado según la edad del niño, como aseguran los pediatras:

  • Los menores de 2 años no necesitan apenas juguetes y los que se regalen deben favorecer la estimulación psicomotriz, la maduración del lenguaje y la sociabilidad.
  • Entre los 2 y los 5 años se recomiendan los juguetes que estimulen la imaginación, la memoria y las habilidades manuales.
  • En la etapa escolar, son muy adecuados los juegos que requieren normas y otros jugadores con el fin de desarrollar razonamientos mentales.
  • Hay que procurar estimular la lectura a todas las edades.
  • Respecto a los juguetes electrónicos, les aportan habilidades que les van a ser muy útiles en el futuro, pero hay que limitar el tiempo empleado en su disfrute.
Artículos relacionados
Artículos relacionados
solidaridad niños
Artículos relacionados