Enseña a tu hijo a protegerse de los peligros de Internet

La humillación y las amenazas también llegan a través del mundo digital.

Lo más popular

El acoso infantil no solo forma parte del mundo físico sino que también se produce a través de Internet y cada vez en mayor medida. Esta forma de comunicarnos nos abre un mundo de conocimiento y experiencias positivas pero también oculta una serie de riesgos y amenazas que debemos saber identificar, sobre todo los más pequeños.

En España, 1 de cada 10 niños sufre algún tipo de vejación física por parte de sus compañeros. Esta triste realidad se traslada a la pantalla y afecta a un 6,9% de los niños, unas 82.000 víctimas, como reza el informe sobre acoso escolar en España de Save the Children.

Publicidad

"En muchas ocasiones, el ciberacoso llega de forma paralela al hostigamiento en el mundo físico e incluso En muchas ocasiones, el ciberacoso llega de forma paralela al hostigamiento en el mundo físico e incluso hay veces en que sólo se produce un acoso digital", afirma Josep Albors, director del laboratorio de ESET España, compañía que desarrolla soluciones de seguridad desde 1987 y que este año se ha unido a compañas de lucha contra el acoso escolar.

Lo más popular

Para que la población entienda esta problemática, ESET España ha lanzado unos vídeos que recogen el testimonio real de 9 padres con hijos con edades comprendidas entre 2 y 15 años. "Jamás nos preguntamos cómo reaccionaríamos ante un caso de ciberacoso, y sin embargo, cualquier persona que tenga hijos está expuesta a pasar por ahí", explica Laura Grau Berlanga, responsable de marketing.

Las formas más comunes de ciberacoso a menores son: falsos rumores, fotografías humillantes (incluso mediante montajes o memes), insultos, exclusión de grupos o la creación de perfiles falsos que insultan a la víctima. La causa de estas vejaciones es "simplemente bromear", según la respuesta de la mayoría de los acosadores.

¿Qué herramientas tenemos los adultos para intentar evitarlo?

  • Aprende a utilizar Internet tal y como lo hace el niño: conoce sus redes sociales favoritas, en qué chats conversa con sus amigos, con qué personas se relaciona y juega online.
  • No le hagas sentir culpable con sus comportamientos en Internet y empatiza con sus formas de comunicarse con sus amigos recordándole que no comparta información personal, contraseñas o fotos.
  • Enséñale a desconfiar en Internet de lo desconocido de la misma manera que lo haces en el mundo físico: que no acepte mensajes de desconocidos y que no abra archivos enviados por personas que no son de su confianza.
  • Controla el uso de la webcam para que solo la utilice bajo supervisión de adultos. Existen herramientas en Internet que avisan además si se conecta de forma indebida, como ESET Smart Security Premium y ESET Internet Security 10, que monitorizan en todo momento los procesos y aplicaciones que están en ejecución en los equipos para determinar cuáles intentan utilizar la webcam sin autorización.
  • Utiliza una solución de control parental para monitorizar su actividad, las aplicaciones que utiliza y durante cuánto tiempo.
  • Utiliza Internet con él para que tenga siempre confianza a la hora de contar cualquier comportamiento sospechoso que pueda observar.
acoso escolar
Artículos relacionados
Artículos relacionados