Un 20% de los bebés sufre dermatitis atópica

Esta dolencia ha crecido en los últimos años un 300% y ni siquiera los más pequeños se libran. ¿Su seña de identidad? Picor, picor y más picor.

Lo más popular

La dermatitis atópica es una enfermedad crónica y no contagiosa que cada día afecta a más personas en España. En los últimos 30 años, el número de casos ha aumentado entre un 200 y 300 por ciento. Además, los bebés tampoco se libran de esta enfermedad tan molesta, sobre todo a partir del tercer y sexto mes de vida. Entre el 10 y el 20 por ciento sufre dermatitis atópica aunque la mitad suele mejorar a medida que va creciendo.

Publicidad

¿Qué es la dermatitis atópica?

Se trata de una alteración crónica del sistema inmunológico de la piel y del manto lipídico, capa externa de la piel que la protege de la deshidratación y las agresiones externas, que provoca irritación y descamación.

Síntomas

El picor es el síntoma más común y más molesto. Esta enfermedad provoca sequedad e hipersensibilidad en la piel y ésta se enrojece, se inflama, se irrita y se descama con facilidad.

Lo más popular

El problema es que los bebés se rascan para mitigar el prurito y esto se convierte en un círculo vicioso provocando que la barrera protectora de la piel se pierda.

Tratamiento

No existe un tratamiento único para esta enfermedad. No obstante, hay que evitar "todo aquello que erosione la barrera protectora y el equilibrio propio de la piel como lanas, jabones, detergentes, sustancias químicas (conservantes, aditivos, excipientes) de los productos tópicos o cosméticos", explica Charo Martín, matrona oficial de Weleda España, laboratorios farmacéuticos especializados en productos cosméticos y cuidados corporales 100% naturales.

"Es mejor bañar a los bebés que ducharles ya que el baño suaviza, relaja y aporta flexibilidad a la piel" añade Martín. Además, es importante hacerlo con agua templada y no superar los 10 minutos. Otras claves son: "enjabonar con la mano, sin esponja, para evitar la fricción; utilizar jabones suaves, de origen natural y sin sulfatos ni tensioactivos químicos; secar sin frotar, y con la piel ligeramente húmeda aplicar un suave cuidado hidratante que alivie y nutra profundamente, porque la clave es que la piel mantenga la máxima hidratación posible".

Artículos relacionados
Isasaweis sérum hidratante natural
Artículos relacionados