Niños 'youtuber': el negocio de moda

Youtube ha dejado de ser un negocio exclusivo para los adultos, y ahora son los niños las nuevas estrellas.

Lo más popular

Los niños han dejado de ser simples espectadores de Youtube para convertirse en creadores de contenido o en el propio contenido. Como suele ocurrir, este fenómeno comenzó en Estados Unidos. Y ahora en España un 'mini youtuber' puede ganar de media mensual de entre 2.000 y 4.000 euros.

Se trata de un auténtico negocio basado en grabaciones caseras donde los más pequeños hablan sobre juguetes, cuentan sus aventuras, hacen manualidades o juegan en su habitación. Los niños son los protagonistas pero son sus padres quienes gestionan los ingresos de las visualizaciones, de la publicidad del propio canal y de las marcas que les pagan, a veces con regalos, para que enseñen sus productos.

Publicidad

Este 'boom' conquista al público más joven con sus vídeos. Un ejemplo de ello son Mikel y Leo. Estos pequeños son dos hermanos que, junto a su prima Lola graban, vídeos que han alcanzado 44 millones de visitas para su canal 'MikelTube', donde tienen más de 95.000 seguidores.

Lo más popular

Por otro lado, los vídeos de Martina ('La Diversión de Martina'), de 11 años, superan el millón de visualizaciones en una semana. La pequeña Arantxa ('Los juguetes de Arantxa'), de tan solo 5 años, ingresa una media de 3.000 euros al mes. Otro ejemplo es el de Félix Martínez, que creó un canal de Youtube para la tienda de juguetes de sus padres y en el que ahora sus hijos son los protagonistas.

Los padres son los encargados de gestionar los canales, los ingresos y la fama de sus pequeños. La parte lucrativa de este "juego" es secundaria ya que lo esencial es que sus hijos estén bien y mantengan la normalidad en sus vidas. En muchas ocasiones este éxito inesperado les pilla por sorpresa y no saben cómo actuar. Por ello, hay empresas como 2btube que gestiona este tipo de canales. Es importante conocer las opciones existentes para administrarlos porque al parecer este fenómeno seguirá creciendo con las generaciones venideras.

Sin embargo, se abre un debate ético: ¿Está bien permitir a los niños ser los protagonistas de vídeos que circulan por la red con todos los peligros que conlleva? ¿Por qué no existe un marco legal que lo regule? ¿Es posible proteger a los pequeños de los comentarios o las críticas negativas que reciban? ¿Hasta qué punto debería estar permitido que un niño se convierta en un negocio? ¿Están preparados para asimilar la fama?

Muchas preguntas que aún no tienen respuesta ya que este fenómeno acaba de aterrizar en nuestro país. No obstante, es una situación muy similar a la de los niños actores o cantantes. Y a ti, ¿te gustaría que tu hijo fuera una estrella de Youtube?

Artículos relacionados
Artículos relacionados