Acoso escolar: claves para combatir el bullying

​Con la llegada del nuevo curso comienza de nuevo esta amenaza sobre algunos niños. Te damos unas claves para detectarlo y cómo debes actuar si se produce.

Lo más popular

El acoso escolar es una de las mayores preocupaciones de padres y docentes, pero especialmente de los niños que la sufren. Según datos de un estudio realizado entre escolares de 32 países avalado por la Organización Mundial de la Salud, el 24,8% de los niños españoles de entre 11 y 18 años han sufrido acoso escolar. Otro dato alarmante es el porcentaje de niños acosados que acaban con secuelas psicológicas como estrés postraumático, el 53% de las víctimas.

Publicidad

Lo principal es reconocer cuándo se está produciendo acoso escolar o bullying y saber qué medidas podemos y debemos tomar al respecto. Según nos informan desde ABA Abogadas "se considerará acoso escolar toda actuación repetitiva, continuada en el tiempo y deliberada, consistente en agresiones físicas o psíquicas a un alumno por parte de otro u otros que se colocan en situación de superioridad".

Lo más popular

No afrontar de manera adecuada esta situación puede tener consecuencias, también para los niños que ejercen el acoso, según afirma Verónica Rodríguez Orellana, Directora de Coaching Club: "Al no afrontar debidamente este tipo de comportamientos y no tomar medidas para corregir estas conductas en edades tempranas, el número de acosadores frecuentes va creciendo con los años. Estos niños van adquiriendo un modelo de relación interpersonal tóxica y depredadora, basada en la fuerza y en la imposición, que va consolidándose con los años".

En ABA Abogadas recomiendan que sean los padres los que se preocupen en educar a sus hijos dando ejemplo en casa y haciéndoles entender que ni pueden tratar mal a los demás ni pueden permitir que otros lo hagan. Los niños o adolescentes deben entender las consecuencias de sus actos.

Cómo detectar que tu hijo está sufriendo acoso

Es importante estar atenta a las señales. Si tu hijo vuelve a casa con heridas, hematomas, o pertenencias deterioradas es probable que se esté ejerciendo cierta violencia física sobre él. Si se producen cambios psicológicos tales como tristeza no justificada, irritabilidad, negativa ante la idea de ir a la escuela, mutismo, no tiene ganas de salir a con sus amigos a jugar... Esta tendencia a la introversión puede ser síntoma de que el niño está atravesando una situación de tensión y acoso en el colegio.

Mi hijo presenta estos síntomas, ¿qué hago?

Lo más importante es no juzgar ni presionar a la víctima. Tampoco es recomendable tener una reacción exagerada, ya que el niño puede sentirse culpable por la angustia que estaría ocasionando a los padres. Pero tampoco se le debe restar importancia porque puede dar la sensación de que no lo consideras lo suficientemente grave como para hacer nada al respecto. Lo ideal es crear un clima de confianza en el que el niño pueda contarte por lo que está pasando y dejar claro tu apoyo para que incremente su autoestima. Desde Coaching Club apuestan por indagar en la vida escolar de tu pequeño y, si sus niveles de ansiedad y miedo son muy altos, buscar ayuda en un profesional.

Cómo luchar contra el bullying

Una vez detectado el problema, lo primero que debes hacer es reunir todas las pruebas posibles. Informes médicos y psicológicos, mensajes en redes sociales, correo electrónico o teléfono móvil y testigos que hayan presenciado alguna de las situaciones de acoso verbal o físico. Con las pruebas, el siguiente paso es poner una denuncia escrita en el centro escolar para que tomen medidas al respecto y activen el protocolo pertinente para proteger al menor. Si el centro escolar hace caso omiso a la denuncia, ABA recomienda interponer una demanda de responsabilidad civil en la que los padres deben reclamar una indemnización por la falta de actuación y protección por parte del colegio o instituto.

A la vez, se debe interponer una denuncia en la Fiscalía de Menores para que se depuren las responsabilidades penales y civiles ante el acosador; así como las medidas de protección necesarias para el acosado acordadas con el Juzgado de Menores. Todas estas medidas es mejor tomarlas con la asesoría de un abogado para seguir los pasos adecuadamente.

La importancia de la concienciación

El bullying es un problema para toda la comunidad educativa y en la que se debe trabajar a diario. Nunca se debe naturalizar la complicidad de los jóvenes ante el bullying, se debe instar a ayudar al acosado y defenderlo porque no se debe ver como algo ajeno. Según las palabras de la Fiscalía General del Estado en su Instrucción 10/2005: "La nocividad del acoso escolar alcanza incluso a los menores que como testigos mudos sin capacidad de reacción lo presencian, pues por un lado se crea un ambiente de terror en el que todos se ven afectados como víctimas en potencia, y por el otro, estos menores están expuestos al riesgo de asumir una permanente actitud vital de pasividad, cuando no de tolerancia, hacia la violencia y la injusticia".

El acoso escolar nos afecta a todos y no podemos permitir que se produzca.

Artículos relacionados
chica triste acoso escolar
Artículos relacionados