Cómo superar los suspensos de tus hijos

Llegó el temido momento de recibir las notas de verano y saber qué pasará el curso que viene.

Lo más popular

Las clases han terminado y tus hijos ya están de vacaciones. Pero hay vacaciones y vacaciones. Los que han sacado buenas notas estarán dando saltos de alegría, mientras que aquellos que han tienen algún suspenso tendrán que afrotnar el verano de otra manera. 

Este momento transmite mucha tensión entre padres e hijos. Hemos hablado con Óscar González (www.elblogdeoscargonzalez.es), profesor de educación primaria y director de la Escuela de Padres con Talento para que nos cuente cómo afrontar esta situación y salir airosos en los exámenes de septiembre.

Publicidad

Suspenso, ¿y ahora qué?

Según nos recomienda Óscar, "los niños deben enfrentarse a un suspenso con total naturalidad. No deben asumirlo como un fracaso, sino como un aprendizaje que les va a ayudar a crecer". Y para que los hijos adopten esta postura, la reacción de los padres también influye. "Nuestra reacción debe ser de total tranquilidad y naturalidad. Que el niño observe que nuestro objetivo  no es castigarlo para fastidiarle sino que de manera conjunta analicemos qué es lo que ha ocurrido". Por eso debemos transmitir calma: los niños sufren mucho con esta situación.

Lo más popular

Lo principal es no castigar, sino buscar soluciones y transmitirles confianza para que sientan que pueden resolver este problema, afirma Óscar. Así que toma aire, calma los ánimos y prepara el verano que tenemos por delante.

Nueva rutina de verano

El suspenso no es algo que nos deba sorprender, porque es algo que se ha ido fraguando a lo largo de todo el curso. Y aunque parezca que tu hijo ha suspendido por falta de esfuerzo, no hay que encerrarle con los libros automáticamente. En su lugar, debemos dejar un tiempo para descansar: debemos desconectar de la rutina de deberes y estudio unos días.  De esta manera retomemos  la nueva rutina con otra mentalidad y más descansados. Por supuesto, cada niño es un mundo con su personalidad y sus inquietudes, por lo que siempre hay que seguir una rutina adaptada a cada uno de ellos.

Óscar González nos ofrece unas pautas que nos ayudarán a organizar mejor nuestro día a día a partir de ahora.

Por las mañanas: es el mejor momento para estudiar. Ten en cuenta las materias que hay que repasar y el tiempo total de estudio que se hay que dedicarlas. A partir de aquí hay que realizar un horario realista que se ajuste a las necesidades de nuestro hijo tanto si estamos en casa como si estamos fuera de vacaciones.

Por las tardes: dedicar las tardes a divertirse y a realizar otras actividades le servirá como válvula de escape y momento de desconexión. Así, verá estas actividades especiales como un premio al tiempo de estudio bien aprovechado por las mañanas y le resultará más fácil estudiar todo el verano.

Trucos para aprovechar al máximo el estudio

Óscar González nos da algunas claves para que el estudio y la realización de deberes sean más llevaderas y provechosas, que además, valen para que el próximo curso aprovechemos mejor el tiempo y nos vaya mejor.

  • Hay que estudiar en pequeñas dosis. Destinar un tiempo para cada contenido y centrar el 100% de la atención en ello.
  • Tomar apuntes, escribir todo lo que estás estudiando de manera sintetizada ayuda a memorizarlo.
  • Hacer descansos de 5 minutos por cada hora de estudio. Después de este pequeño parón, cambiar de materia de estudio.
  • Establecer un tiempo límite para hacer los deberes, no pueden eternizarse delante del libro. Si pasado ese tiempo no los terminan, deben asumir las "consecuencias". Bien sea llevarlos sin terminar a la escuela o no tener un privilegio esa tarde de verano.
  • Los padres son solamente supervisores, no deben ser los que hagan la tarea sentados a su lado. Por supuesto, se les puede ayudar cuando existan dudas, pero los deberes y los estudios son responsabilidad de los hijos, no de los padres y es algo que ellos tienen que entender en todo momento.
Artículos relacionados

Cómo motivar a nuestros hijos

"Es importante empezar a transmitir un mensaje diferente al niño" afirma Óscar. Hay que fijarse en lo que hacen bien y no poner el foco en el error. Para eso, los padres deben prestar atención durante el curso y analizar cuáles son las fortalezas de sus hijos y en qué fallan, para trabajar sobre ellas. Es importante mantener una comunicación constante con ellos, escuchar lo que cuentan sobre sus inquietudes y lo que nos dicen cuando regresan del colegio. Responder a todas las preguntas que tengan y dejarles saber que deben esforzarse y que no pasa nada si se equivocan, que esta es una buena manera de aprender. También hay que transmitirles mensajes positivos: "Hijo tú vales, tú sirves y eres inteligente. Lograrás lo que te propongas si pones el esfuerzo y las ganas necesarias para conseguirlo".

Las nuevas tecnologías, una ayuda extra

Una buena manera de llegar a los peques de la casa es usar las nuevas tecnologías a nuestro favor. Para los alumnos de la ESO o  Bachillerato, los vídeos de David Calle, el profesor youtuber puede ser la mejor manera de solucionar dudas concretas en las materias de ciencias que estén cursando. De hecho es una gran ayuda para los que se están preparando también para la selectividad.

Para los que estén en primaria y los primeros cursos de secundaria, pueden revisar vídeos del canal de Youtube La Educoteca. Cubren todas las materias de manera amena y en vídeos cortos. Como repaso, es una idea genial de meter una sesión de estudio mini, sobre todo si hemos salido de casa a un lugar de vacaciones y no queremos ir cargados con los libros.

¿Qué pasará el curso que viene?

La organización de la educación depende de las distintas comunidades autónomas. Y ahora, en pleno momento de cambio político, empiezan a aparecer diferentes opciones para organizar el curso escolar. Cantabria ha decidido que en lugar de seguir con el reparto habitual de vacaciones, sus alumnos tendrán una semana de vacaciones por cada dos meses lectivos. Para los alumnos de ESO y Primaria, los exámenes de septiembre se pasarán a finales de junio por lo que los alumnos pendientes de ubicar de nuevo lo estarán antes de verano, facilitando así que las clases empiecen antes en septiembre. Con esta medida pretenden acortar los trimestres excesivamente largos y dar un respiro a los alumnos para que trabajen mejor a lo largo del curso. Es una medida que ha levantado mucho debate por lo difícil que resultará para algunos padres organizar su calendario laboral con las vacaciones de sus pequeños, pero que en la mayoría de los países europeos están totalmente instaurada.

Por su parte, la Comunidad de Madrid se apunta a la medida de no dejar los exámenes de septiembre para ese mes para el curso 2017/2018. La idea es introducir unas clases de refuerzo a finales de junio para ESO, Bachillerato y FP, que les prepare para examinarse de nuevo en junio, ya que, según publican en ABC solamente el 7% de los alumnos que tenían 3 o más asignaturas pendientes lograron pasar de curso.