2 de cada 5 españolas sienten que su madre las odia

De hecho, hay mujeres que son maltratadas por sus madres pero se sienten avergonzadas y no reconocen su situación.

Lo más popular

Parece un disparate o algo inusual pero ocurre más de lo que pensamos. 2 de cada 5 españolas sienten que sus madres proyectan en ellas un sentimiento de odio, rivalidad o falta de estima. Según explican desde E-Motivity, centro especializado en la metodología de tratamiento y terapias para personas altamente sensibles, existen situaciones reales de madres que sienten envidia y odio por sus hijas, llegando a anularlas.

Publicidad

En muchos de los casos, muchas hijas normalizan esta situación y lo asimilan como algo lógico. Adriana Babarro, directora y terapeuta de E-Motivity, asegura que "es una de las situaciones más dolorosas que existen y te pueden llenar de inseguridad de por vida. Sobre todo si existe negación, es decir, la madre niega que esto ocurra y el maltrato emocional es sutil y encubierto durante años".

Además, en la mayoría de los casos, el resto de familiares y los amigos no reconocen este maltrato y echan la culpa a la hija con frases como "Si cambiaras esto", "si hicieras esto otro..." o "bueno, es tu madre..."

Lo más popular

Se cree que esta situación aparece en la vida adulta de la hija, pero puede comenzar desde el nacimiento. Cuando las hijas preguntan a sus madres qué deben hacer, ellas "ofrecen respuestas vagas que no se saben entender, con lo que obliga a estar pendiente de sus reacciones y acomodarte a ellas", explica Adriana.

Si piensas que podrías tener esta difícil relación con tu madre, E-Motivity te da 6 consejos que te ayudarán a manejar la situación:

  1. Reconoce que tu madre tiene un problema: Es sin duda el paso más difícil porque para nadie es sencillo reconocer que su madre tiene un problema grave, y que es posible que tenga que poner distancia emocional, psicológica y/o incluso física con ella.
  2. No fomentes la relación de dependencia: Si cuidas a tu madre tiene que ser con gusto y por decisión propia. No te sientas culpable por las decisiones que toma ella e intenta tomar tus propias decisiones y vivir tu vida sin su presencia.
  3. Plantéate si es lo que quieres: Si llegas a cierta edad y a pesar de haber intentando muchas estrategias, todo sigue igual o incluso peor, tienes que preguntarte qué tipo de relaciones quieres y cómo las quieres.
  4. Acude a un especialista: Si tu madre está dispuesta, lo mejor que puedes hacer es acudir a un especialista en reconciliación familiar, que anime a tu madre a hacer terapia para que reconozca la emociones que proyecta hacia ti.
  5. Acude a terapia: Si lo necesitas, hazlo. Será muy positivo y trabajarás los sentimientos de culpa e inseguridad. En muchas ocasiones, hay mujeres que son incapaces de desarrollar una vida sana y feliz debido al conflicto con sus madres.
  6. Sanar el vacío interior que deja este tipo de relación: Lo más complicado es trabajar con esta sensación de desconexión con el amor y con la vida. Es necesario que trabajes tus relaciones para que no se vuelvan a repetir estas situaciones. Tienes que aprender que si no te quieres, acabas repitiendo los mismos esquemas insanos.
mujer, embarazo, alcohol, cerveza
Artículos relacionados
Artículos relacionados