Entre el pavo, el cordero, las salsas, los rellenos y los dulces puedes llegar a consumir más de 4.500 calorías y 229 gramos de grasa durante una de las múltiples comidas o cenas que tienes en Navidad. Aquí tienes 14 consejos de expertos para que puedas ir a todas tus reuniones familiares sin renunciar al cochinillo o al turrón.

De: WomansDay
Publicidad

1 Planifica tus comidas

Si la comida es tipo bufé, echa un vistazo a todo lo que hay y decide qué es lo que más te apetece antes de ponerte a comer. "Toma pequeñas cantidades y olvídate del resto de platos", aconseja la dietista Mary Beth Sodus. Planificar lo que vas a comer te permitirá disfrutar de los platos que más te gustan y, además, te ayudará a evitar el exceso de calorías.

2 Ten en cuenta las cantidades

"Las vacaciones no deben ser una excusa para pasarte con la comida", explica la dietista y autora de 'Total Body Diet for Dummies' Victoria Shanta Retelny. Comer en pequeñas cantidades hará que consumas menos calorías. Pero ¿comer menos hará que tengas más hambre? La Universidad de Cornell llevó a cabo un estudio en el que a la mitad de sus participantes se les dio de comer una serie de alimentos como chocolate, tarta de manzana o patatas fritas en menor cantidad que a la otra mitad, llegando a la conclusión de que ambos grupos se sentían igualmente satisfechos, a pesar de que aquéllos a los que se les dieron las cantidades más pequeñas consumieron la mitad de calorías.

Publicidad

3 Come en un plato pequeño

Consumirás un 30% menos de calorías si te sirves la comida en un plato pequeño, de acuerdo con un estudio de 2016 publicado en el Journal of the Association for Consumer Research. "Comer en un plato pequeño te hará pensar que estás comiendo más cantidad", explica Sodus. En las cenas navideñas llena el plato con ensalada y tu cintura te lo agradecerá.

4 Vence el hambre

Es un error tratar de "ahorrar" calorías de cara a la cena de Nochebuena, según Retelny. "Estarás muerta de hambre, irás directamente a la mesa del buffet y empezarás a devorar todo lo que se te ponga a la vista", nos comenta. Para mantener el hambre a raya, antes de cenar tómate un aperitivo que contenga proteínas, carbohidratos y grasas saludables. Así tu estómago no se quejará.

Publicidad

5 No repitas

En lugar de repetir tu plato favorito, Joan Salge Blake, profesora de Nutrición en la Universidad de Boston, recomienda tomar una sola ración y guardar las sobras, y las calorías, para la comida del día siguiente. "Así disfrutarás de la comida dos veces y reducirás las calorías también a la mitad", nos comenta.

6 Pésate

Para mantener tu peso bajo control, súbete a la báscula cada mañana, aunque estés de vacaciones. Un estudio publicado en la revista Journal of Obesity llegó a la conclusión de que las personas que se pesaban todos los días eran más propensas a perder peso y a mantenerse en forma que los que se pesaban con menos frecuencia.

Publicidad

7 Mastica, mastica y mastica

Masticar los alimentos 40 veces en lugar de 15 hizo que los participantes en un estudio consumieran un 12% menos de calorías. "Comemos demasiado rápido", dice Blake. "Masticar hace que te relajes, disfrutes del sabor de la comida y seas más consciente de la cantidad de comida que estás ingiriendo".

8 Date una vuelta

Cuanto más tiempo pases cerca de la mesa de la comida, más probabilidades tendrás de seguir picando. "Si te pones a hablar junto a la mesa del bufé o de los aperitivos, estarás demasiado cerca de la comida y no te darás cuenta de la cantidad que comes", dice Blake. Para evitar los excesos, coge lo que quieras y aléjate de la mesa.

Publicidad

9 Bebe agua

Esos "ataques de hambre" pueden ser una señal de deshidratación, no de hambre. Sodus recomienda tomar un vaso de agua antes de sentarse a cenar. "Comerás menos si estás bien hidratada" aconseja.

10 Replantéate la forma de cocinar

La Navidad no sería lo mismo sin platos como el pavo, el cordero o el cochinillo. Si no quieres dejar de poner en la mesa estos platos que son la delicia de todo el mundo, al menos, cambia algunas cosas: pon menos pan y más verduras en los rellenos y utiliza aceite de oliva para reducir los niveles de colesterol.