Sardinas, un buen aliado para tu corazón

Descubre los poderes nutricionales de este alimento ​económico y delicioso.

Lo más popular

Son muchas las propiedades de las sardinas, un alimento que no debería faltar en ninguna dieta equilibrada.

La sardina es un pescado azul muy rico en Omega3, ayuda a reducir los niveles de colesterol y los triglicéridos altos, además, aumenta la fluidez de la sangre, y su consumo contribuye a disminuir el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

Este pescado es muy rico en proteínas y minerales como fósforo, hierro, sodio, magnesio, potasio, fósforo, cinc y yodo. Entre sus nutrientes podemos encontra también vitaminas: del grupo B (B1, B2, B3, B9 y B12), vitamina A, vitamina D y vitamina E.

Publicidad

Este alimento se puede consumir fresco o en conserva sin que pierda nutrientes, al contrario las sardinas en lata son más ricas en calcio al consumirlas con la espina.

Claves para saber si las sardinas están frescas

- Sus ojos deben ser claros y brillantes, descarta las que tienen los ojos hundidos.- El color de su piel debe ser vivo y brillante al igual que el de sus agallas.- Su carne debe ser firme y tersa.

Lo más popular

- Que su fuerte olor al cocinarlas no sea excusa para no consumir este alimento, ya que son muchos los beneficios que aporta al organismo.

- Ahorra tiempo en su preparación comprando las sardinas en filetes ya limpios, si estos los rebozas y los fríes también evitarás olores.

Incorpora este producto a la dieta para ganar salud, además, son económicas y están buenísimas.

Artículos relacionados