6 claves para alimentarnos correctamente y afrontar con éxito la jornada laboral

​Los horarios de trabajo nos hacen descuidar la alimentación, te contamos qué debes comer.

Lo más popular

Las jornadas laborales nos hacen levantarnos temprano y, a veces, comer tarde. De hecho, la mayoría de los trabajadores no sabe comer correctamente. 

Desde Super Premium Diet, expertos en nutrición, nos dan las claves que nos ayudarán a adaptar nuestra alimentación a la jornada laboral para que la realizamos con éxito y sin fatiga.

1.- El desayuno es obligatorio: Como recomiendan los nutricionistas es imprescindible hacer un desayuno completo antes de salir por la mañana. Tenemos dos opciones saludables para empezar bien el día:

Publicidad

Si tienes tiempo… prepara 2 rebanadas de pan integral o de semillas con aceite de oliva virgen extra (2 cucharadas de postre máximo), con rodajas de tomate natural y queso fresco. Acompañar con una infusión o café, y una pieza de fruta.

Si te levantas con el tiempo justo… Toma un bol con avena, leche o bebida vegetal, trozos de fruta y frutos secos, que puedes tomar así o triturado a modo de batido.

Lo más popular

2.- Dos tentempiés: cuando la jornada laboral es muy larga y supera las 6-7 horas continuadas, es recomendable hacer dos tentempiés en lugar de uno para evitar llegar con exceso de hambre al almuerzo y que ello repercuta en comer de forma compulsiva. ¿Qué tomar? Aquí algunas ideas:

Sobre las 10:30 h lo mejor es tomar lácteos y fruta. Un yogur con dos nueces, o bien 60 g de queso fresco acompañado de una pieza de fruta.

Entre la 13:00 y la 13:30 h hay que volver a tomar algo, se recomiendan verduras y hortalizas. Un sándwich integral o pieza pequeña de pan integral con hummus y rodajas de tomate, o pon una salsa de yogur y pepino con crudités de zanahoria.

3.- Almuerzo de plato único: cuando se come más tarde de la hora convencional, como ocurre a los trabajadores de jornada continua, una buena idea es apostar por un plato único equilibrado y saludable que contenga alimentos del grupo de los vegetales y proteínas procedentes del pescado, las legumbres o la carne magra. Además, algunos días de la semana podrá contener alguna fuente de hidratos de carbono como arroz, pasta o patata. 

4.- La  merienda:  esta debe ser ligera: una infusión fría con un albaricoque o 2-3 cerezas; o bien solo fruta (1 tajada de melón o sandía, 3 nísperos o un trozo de papaya), o bien un batido de frutas a base de piña natural, melocotón o zanahoria, hielo picado y menta. Todas estas propuestas son ricas agua, minerales, antioxidantes y vitaminas. En concreto, la vitamina A  y los  carotenoides resultan especialmente interesantes ya que contribuyen al buen estado de piel y ojos, órganos que se ven más afectados en verano por las radiaciones solares. 

5.- Cena sencilla y en pocas cantidades: Lo ideal es realizar la cena en torno a las 9 de la noche para haber hecho la digestión antes de acostarnos. Debe ser muy ligera y sencilla, un ejemplo sería un picadillo de tomate, pepino y queso fresco con hierbabuena; una ensalada de rúcula y canónigos con mango, taquitos de pavo y almendras troceadas; o bien un salteado de calabacín y cebolla con tofu aromatizado con nuez moscada y albahaca.

6.- No nos olvidamos de la hidratación y el deporte: Como siempre recalca Super Premium Diet, para asegurar un adecuado estado de salud debemos combinar una adecuada alimentación con la ingesta de 2 litros de líquido diarios y la práctica regular de ejercicio físico. "Con media hora diaria realizando un esfuerzo moderado, como puede ser andar, pasear en bici o nadar, estaremos contribuyendo a que nuestro estilo de vida sea más saludable. Además, debemos hidratarnos con asiduidad, especialmente en las épocas de altas temperaturas, para cuidar nuestro organismo por dentro y por fuera con total garantía de bienestar y rendimiento para afrontar nuestro día a día laboral", añade Marta Gámez directora técnica del Grupo NC Salud.