Sigue el menú tipo de Beatriz Larrea para tener una vida sana y feliz

La health coach recomienda superalimentos, deporte y paz interior para conseguir una vida saludable.

Lo más popular

Se hizo experta en nutrición para ayudar a los demás a sentirse y verse mejor y también para enseñarles a utilizar la alimentación como un camino para prevenir enfermedades. Para Beatriz Larrea, reconocida Holistic Health Coach, lo fundamental es cambiar los hábitos diarios para lograr un estilo de vida saludable que te ayude a estar mejor y a ser más feliz para siempre. Avalada por sus estudios de nutrición en Nueva York y Londres, Beatriz huye de la palabra dieta ya que busca un estilo de vida que perdure como demuestra en su consulta y en su web.

Publicidad

Nacida en México, ha vivido en París, Londres, Ginebra, San Diego, Nueva York y Madrid, una experiencia que, como ella reconoce, le ha hecho tener una visión global del deterioro nutricional y del problema de sobrepeso en el mundo occidental. Ella misma trabaja desde su propia vivencia personal porque tuvo sobrepeso. Beatriz cuenta en exclusiva a las lectoras de Woman´s Day cómo salió de esa situación, da las pautas para conseguir una vida sana y nos da el menú tipo para un día perfecto.

Lo más popular

Un día tipo para una alimentación saludable

Desayuno: tomar avena o algún batido con plátano, semillas de cáñamo, almendras, o bien leche vegetal o tostada de centeno, espelta, aguacate o tomate.

Comida: una ensalada verde con legumbres, frutos secos, verduras y algún zumo verde o agua

Cena: pescado con arroz integral y ensalada o crema de verduras.

Tú tuviste sobrepeso, ¿cómo lo superaste?

Sí, y al final lo que me ha permitido cambiar ha sido usar el sentido común. Durante 15 años tuve entre 15 y 20 kilos de más. Lo pasé mal, me veía en el espejo y me odiaba. Estaba obsesionada con el azúcar, que, al igual que la comida basura, se convierte en adictiva. Las dietas no me funcionaban y, además, me sentía mal porque nadie me preguntaba por la parte emocional ni por cómo me sentía.

¿Cómo llegaron los cambios?

Cuando dejé de preocuparme por el peso y me centré en una alimentación adecuada. Me acostumbré a los zumos, a los batidos, a los superalimentos... y así fui dejando de lado los alimentos malos. Pasé de centrarme en el peso y me volqué con la alimentación y vi que mejoraba mi cuerpo, mi pelo, mi acné...

Tus objetivos son: estar más guapa, conseguir más energía, mantener los kilos a raya y prevenir enfermedades.

Mi diferencia respecto a otros nutricionistas es que no busco bajar de peso a corto plazo sino un enfoque más holístico e integral para que el peso se mantenga siempre, aumentes tu vitalidad y puedas prevenir enfermedades degenerativas. Se trata de una base de belleza, salud, energía y amor hacia uno mismo.

¿Cuáles son tus pautas para una buena alimentación?

Comer las cosas que nos da la naturaleza y muchos alimentos verdes como las propuestas de Florette. La base de la alimentación deben ser frutas, verduras, hojas verdes, pescados, legumbres, granos integrales, quinoa, avena, calabaza, boniato, frutos secos y los superalimentos.

¿Qué quitarías de una despensa?

A esta epidemia de obesidad nos ha llevado lo procesado, lo empaquetado y los alimentos cargados de azúcar como los refrescos... Pero no soy extremista y pienso que se pueden comer de vez en cuando. Lo que te marca es lo que haces todos los días; por eso, necesitas crear hábitos saludables.

¿Por qué esta corriente de los superalimentos?

Vienen acompañados de una corriente de salud y nutrición que empieza a sentar raíces en Europa frente a la obesidad. Son los superhéroes del mundo de la nutrición, alimentos que nos han dado diferentes culturas milenarias y que ahora con la globalización podemos disfrutar independientemente de donde procedan.

¿Influye la forma de cocinar y de comprar?

Sí, claro. Ahora las mujeres trabajan y ya no tienen tanto tiempo para cocinar, aunque hay que invertir por el bien de tu salud. Por ejemplo, mi marido cuando lo conocí pensaba de otra manera y me decía: "Yo prefiero tomar carne, bollería, jamón y morirme 20 años antes". Pero yo le decía que el problema no era ese, ya que iba a seguir viviendo gracias a los avances de la medicina pero con una mala calidad de vida.

¿Deporte?

Es otro pilar importante, pero se trata de hacer el que más te guste y convertirlo en parte de tu rutina. El objetivo es llevar una vida activa, caminar, subir escaleras, bailar... lo que te guste. Y acompañado de paz interior, de claridad mental, de felicidad...

¿Y los niños cómo se alimentan?

Es una labor fundamental educarlos porque la OMS nos dice que España tiene ya más sobrepeso infantil que Estados Unidos. Debe haber un cambio en la familia y las escuelas para que crezcan de forma saludable.