8 cambios en la dieta que te ayudarán a mejorar tu asma

30 millones de europeos están tratados de esta enfermedad. ¿Se habrán planteado cómo afecta su alimentación?

Lo más popular

Hoy, cerca de 30 millones de europeos están siendo tratados por asma, una enfermedad pulmonar causada por la inflamación de los pequeños tubos que ayudan a que el aire entre y salga de los pulmones. Es el resultado de una reacción normalmente conectada a una reacción alérgica o a un cambio en el estado físico que provoca problemas para respirar.

Cada día más y más pacientes están siendo diagnosticados con asma, en comparación con años anteriores, por lo que se realizan investigaciones más profundas para saber cómo se puede combatir esta enfermedad.

Publicidad

¿Qué efectos tiene la dieta sobre el asma? La dietista Helen Bond, de Seven Seas, comparte su conocimiento y sus mejores consejos para este tema.

1. Muchas más frutas y vegetales

"Come un montón de ellos. De media, la gente que come mucha fruta y verdura tiende a estar más sana y tener una función pulmonar mejor". Así que aprovecha los productos de temporada para llenar tus platos con un arcoiris de colores para tener la mejor mezcla de vitaminas y minerales.

Lo más popular

2. Piensa como los mediterráneos

"Los estudios muestran que la dieta mediterránea tradicional está asociada con una mejora de los síntomas del asma. La dieta mediterránea incluye alimentos como el aceite de oliva, granos enteros, tomates, pescado blanco y azul, un montón de frutas y verduras y poca carne".

3. Añade ácidos grasos Omega 3

"Ácidos grasos esenciales como el Omega 3, que se encuentran de manera natural en pescados azules como el arenque, la caballa, el salmón, la sardina, el atún fresco y en el maravilloso aceite de hígado de bacalao, son de mucha ayuda para reducir la inflamación de los pulmones. Los nutrientes que tienen los ácidos de Omega 3, DHA y EPA están asociados con otros beneficios como una mejora de la visión, el funcionamiento del cerebro y del corazón. Si el aceite de los pescados no es parte regular de tu dieta, es un buen momento para tirarse a por ellos, o empezar a tomar suplementos de alta calidad".

4. Aumenta el consumo de vitamina A

"La vitamina A ayuda a mantener sanas las membranas de la mucosa, incluyendo las de tus pulmones. Come alimentos ricos en betacarotenos, que son convertidos en vitamina A en tu cuerpo. Por ejemplo, frutas y verduras de color naranja como zanahorias, batatas, mangos, albaricoques, así como vegetales de hoja verde oscura".

5. Más vitamina D

"La falta de vitamina D está conectada a un mal funcionamiento de los pulmones. La mayoría de nuestra vitamina D viene de los rayos ultravioletas B (UVB) del sol, de ahí su nombre de 'vitamina solar', durante los meses de abril a septiembre; sin embargo, comer frutas ricas en este nutriente, como por ejemplo huevos, champiñones, pescado azul y aceite de hígado de bacalao pueden ayudar a aumentar tus reservas, especialmente durante los meses de invierno".

6. Mejora tu sistema inmunitario

"Los síntomas del asma pueden empeorar si tienes un catarro o una infección de pecho, así que asegúrate de mantener tu sistema inmunitario en las mejores condiciones consumiendo alimentos clave que contengan vitaminas A, B6, B9 (ácido fólico), B12, C y D, y minerales como el cinc, cobre, selenio y hierro. También debes tomar alimentos como carne roja y de ave, pescado azul, huevos, granos enteros, vegetales de hoja verde y de color naranja, como las zanahorias o los cítricos".

7. Consume más antioxidantes

"Existen evidencias de que la gente con una dieta rica en antioxidantes, como la vitamina C y E, que ayudan a proteger las células de daños externos, tienen una tasa mejor de inflamación en los pulmones, lo cual se asocia con el asma. Una buena fuente de vitamina E son las grasas vegetales como el aguacate, los frutos secos y las semillas. Para la vitamina C toma frutas del bosque, vegetales de hoja verde como las coles de bruselas, el repollo, las espinacas, espinacas y brócoli, y también tomate, pimiento, kiwi y cítricos, que puedes consumir en forma de zumos".

8. Llénate de magnesio

"El magnesio es necesario para el funcionamiento de los músculos, y es beneficioso para aquellos que padecen asma porque ayuda a relajar los músculos de alrededor de los bronquios. Afortunadamente, podemos encontrar magnesio en muchos alimentos, así que tener una deficiencia de este mineral es raro. Algunas de las mejores fuentes de magnesio son los granos enteros (pasta integral, quinoa y arroz integral), los frutos secos (cacahuetes, nueces, avellanas, almendras), semillas (de calabaza, sésamo, pipas de girasol), legumbres (judías, garbanzos) y mariscos y pescados (mejillones, arenques, salmón, sardinas)".

Qué alimentos deberían evitar los asmáticos

"Es muy útil tener un diario de alimentación y síntomas para ver si hay algún alimento que te provoque alguno de los síntomas del asma como por ejemplo silbidos al respirar, tos y dificultad al respirar. El trigo, los huevos, los frutos secos, la leche de vaca y los lácteos suelen ser los culpables habituales. Habla con tu médico si piensas que algún alimento está afectando tu asma. Así podrán realizarte una prueba de alergia para ver si ese alimento te produce alergia y recomendarte a un nutricionista que te ayude a llevar tu intolerancia alimentaria".

Vía: http://www.goodhousekeeping.co.uk/