La despensa ideal frente a la astenia

Descubre todos los alimentos que te ayudarán a mantener a raya la astenia primaveral.​

Cada época del año tiene unos productos de temporada únicos. Además, nuestro cuerpo también cambia de exigencias junto con el cambio de estación. Así que esta primavera pon a tono tu nevera.

El tiempo determina todo: la cultura, la alimentación, el físico… En primavera sufrimos cambios físicos. La gente que tiende a contracturarse o sufrir tendinitis, se intensifican los dolores cervicales o dolor de cabeza y las uñas también suelen resecarse y volverse quebradizas.

Publicidad

Para evitar estas dolencias y adaptarnos al cambio de tiempo aprovechando al cien por cien los productos que nos trae la primavera, la nutricionista Patricia Pérez recomienda añadir a nuestra dieta lo siguiente:

Alimentos de sabor ácido: activan la circulación de la sangre y mejoran la digestión y la absorción de grasas. ¿Un truco? Tomar una limonada natural después de una comida grasa. Desintoxica.

Lo más popular

Alimentos de color verde: Todo lo que florece esta temporada es sanísimo para nuestro organismo: espinacas, acelgas, lechuga, perejil, alfalfa, los maravillosos y diuréticos espárragos… Como novedad, atrévete con el kale.

Cereales: De esta temporada son el centeno, el trigo y el arroz. Prueba el pan negro de centeno para desayunar, su particular sabor ácido es una delicia.

Las legumbres: Los guisantes, las habas, las lentejas y la soja verde. Cambia los guisos de cuchara por platos más fresquitos y prepara una refrescante ensalada de lentejas con queso feta.

Los germinados: No sólo sirven para decorar. Prueba los de soja y alfalfa y te sorprenderás.

Las plantas aromáticas: Son las grandes aliadas en la cocina, aportan sabor sin necesidad de añadir más sales ni condimentos químicos. Aprovecha para hacerte con una buena planta de tomillo o de orégano.

Conviene evitar las carnes rojas, el cordero, los embutidos y las grasas saturadas. Olvídate del alcohol y el café y cocina a la plancha o al vapor, dejando de lado los fritos y las pesadas salsas. Y no te olvides de beber mucha agua.