Un baño de sal marina para cuidar tu hígado

Este órgano es el encargado de eliminar las toxinas de nuestro cuerpo. Cuídalo también con la alimentación adecuada.

¿Sabías que el hígado tiene una capacidad de trabajo tan grande que sigue funcionando a pesar de estar afectado por alguna dolencia? Por eso es tan difícil reconocer que se tiene una enfermedad en esta zona del cuerpo. La enfermedad más habitual que puede padecer el hígado es la hepatitis, que puede ser de tres tipos:

● La hepatitis A es muy abundante, pero por suerte es la menos grave. Se transmite por vía oral y la producen la suciedad y la contaminación. Tiene vacuna.

Publicidad

● La hepatitis B es un virus mucho más contagioso que el sida. Tienes varias maneras de transmitirse, por ejemplo a través de la sangre, la saliva, el semen o incluso las lágrimas. Es obligatorio la vacuna contra esta enfermedad.

● La hepatitis C es la menos común, tan solo un 3% de la población la padece y se transmite mediante una transfusión de sangre infectada con este virus.

Cómo comer para cuidar el hígado

El hígado es el filtro del cuerpo. Ayuda a desintoxicar la sangre, eliminando las sustancias nocivas de nuestro cuerpo. Si quieres mantenerte limpia, apuesta por alimentos depurativos y naturales. 

Lo más popular

Lo primero, deja de tomar sustancias tóxicas para el cuerpo, como por ejemplo el alcohol o la cafeína. Aumenta la ingesta de agua, ya que debes beber un mínimo de dos litros de agua, entre los cuales puedes tomar infusiones a base de té verde, alcachofera, desmodium, boldo, cardo o diente de león. Todas estas plantas te ayudarán a limpiar al organismo, ayudando así al hígado a que funcione perfectamente.

El limón y los frutos rojos son los mejores aliados de este órgano vital. Para producir bilis, una sustancia que ayuda a la eliminación de tóxicos, debes tomar medio vaso de zumo de limón al día.

Preparar un delicioso batido de frutos rojos a base de arándanos, frambuesas, fresas o moras te ayudará a protegerte contra la hepatitis.

Mímate un poco

Otra manera de ayudar a desintoxicar tu cuerpo es dándote un baño caliente en agua con unos dos kilos de sal marina. Permanece en la bañera durante media hora, aprovechando para relajarte mientras tu cuerpo se limpia.