Aprende a amar la fruta

La nutricionista Patricia Pérez propone distintas maneras de comer fruta y los beneficios que pueden reportar.

Lo más popular

Son una fuente de nutrientes natural y deliciosa. Nos ayudan a incorporar vitamina C, vitamina A, vitamina B9 o ácido fólico, así como un montón de elementos químicos indispensables para el correcto funcionamiento de nuestro organismo. 

¿Sabías que las uvas y las bayas pueden mantener el corazón sano y limpian la sangre por su contenido en antocianinas? Las frutas son uno de los mayores premios que pone la naturaleza a nuestro alcance. Su sabor, normalmente ácido, indica que son astringentes, es decir, que evitan la pérdida de líquidos, y antiinflamatorios. La acidez tonifica el hígado y estimula la secreción de bilis, sustancia que ayuda a disolver las proteínas y la grasa en el estómago. Las dos frutas que mejor llevan a cabo este cometido son la papaya y la piña.

Publicidad

Elige la fruta de mejor calidad

Para conseguir comer productos de lo más saludables, lo mejor es elegirlos ecológicos y de temporada. A la hora de consumirlas, recuerda que es mejor tomar la fruta cruda y lavada, sobre todo aquella que no vayas a pelar.

Conserva los zumos con limón

Exprime la fruta en una máquina de acero inoxidable y toma el zumo recién hecho. Si no es una opción, la mejor manera de conservarlos es en un tarro opaco, cerrado al vacío y con unas gotas de limón, ya que el ácido cítrico es un conservante.

Lo más popular

Los zumos contienen potasio y sus vitaminas tienen un efecto tonificante, así que son una buena manera de consumir frutas e hidratar el cuerpo.

Con piel para que sean detox

El sabor amargo de la piel de las frutas es detox. Ayuda a eliminar toxinas por vía urinaria y también a través de las deposiciones. En época de estreñimiento, como puede ser el verano, lo mejor es apostar por comer la fruta con piel.

Lo mejor, entera o en batido

Y esto es así porque se toma con fibra. Los únicos exentos de esta opción son aquellos que sufran del sistema digestivo, ya que el zumo les permitirá incorporar los nutrientes en el estómago, antes de que lleguen al intestino.

El mejor momento para comerlas

La fruta se aprovecha mejor cuando se come en ayunas. Según afirma Patricia Pérez, después de comer ralentiza la digestión, así que tómala en el desayuno y como tentempié, en lugar de comerla como postre.

Además, recomienda para un día, de vez en cuando, solo comiendo frutas para depurar el cuerpo y limpiarlo de toxinas.