Cómo hacer la merienda perfecta

La experta en alimentación Patricia Pérez te hace estas recomendaciones adecuadas para que aciertes con esta imprescindible comida, ¡no te las pierdas!


Lo más popular

La merienda es una comida básica del día tanto para mayores como para los niños. Por esta razón, hay que cuidarse mucho de elegir lo que más nos conviene según nuestros objetivos o estilo de vida. 

Para merendar, hay que tener en cuenta que lo que comamos debe ser saludable, darnos los nutrientes que necesitamos en ese momento para las actividades que nos quedan por hacer hasta la hora de la cena. Lo mejor es evitar los productos ricos en azúcares refinados, como la bollería, los aperitivos de máquina o los zumos. Si los evitamos, evitaremos los picos de insulina que nos provocan más hambre. Además, si apuestas por productos más naturales, podrás beneficiarte de todos sus nutrientes, en especial vitaminas del grupo B, que aumentan los niveles de energía y controlan el sistema nervioso.

Publicidad

Si quieres adelgazar

Evita los productos etiquetados como light y los que contienen edulcorantes artificiales. El aspartamo, por ejemplo, promueve el aumento de peso, aunque no contiene calorías. Mejor elige alimentos sanos y nutritivos como los crudités de verduras. Apuesta por unos palitos de zanahoria o de apio mojados en una salsa de yogur, tipo tzaziki. También puedes optar por un yogur de avena, de coco, de leche de cabra o de oveja y añadirle unas semillas como pipas de girasol, lino o calabaza. Otra apuesta deliciosa, saciante y muy sana es un poco de pan integral con requesón y semillas de lino. ¡Te encantarán!

Lo más popular

Aumenta tu energía

Lo mejor para conseguir vitalidad a última hora de la tarde tienes multitud de opciones. Los smoothies con un toque de proteína vegetal o con suero de leche son lo mejor para quitar el hambre. Puedes mezclar tus frutas y verduras favoritas con guisantes, leches vegetales o frutos secos para conseguir una merienda muy completa y saludable. 

Opta por una tostada de pan integral o de centeno y añade un toque de germen de trigo y una grasa saludable como aceite de oliva o aguacate. Otras tostas muy ricas pueden incluir hummus de remolacha o de guisantes. Los frutos secos o algunas frutas energéticas como los dátiles o los higos, acompañados de una infusión son otra alternativa perfecta. Recuerda que los frutos secos estén al natural, sin tostar ni freír.

Meriendas para niños

Aquí encontramos verdaderos clásicos de las meriendas, pero es que son lo más rico y nutritivo para los más pequeños. Los bocadillos puedes prepararlos con queso y membrillo, pavo y queso, jamón asado… hay muchas opciones. Las frutas con un puñado pequeño de frutos secos son una buena alternativa, y los puedes incluir también en batidos preparados con leche vegetal y cacao. Apuesta también por unos cereales con leche o cacao.

Si puedes preparar en casa lo que comen, mejor. Si van a comer bollos, que sean preparados en casa, con ingredientes naturales, al igual que los zumos de fruta, para que no tengan azúcar añadido. Evita la margarina y apuesta por la mantequilla para los bocadillos, en la opción dulce, apuesta por la miel en lugar del azúcar.