Pistachos: tus mejores aliados para controlar tu peso

​Estos frutos secos son sanísimos, perfectos como snack saludable cuando quieres cuidar la línea.

Lo más popular

Llega medio día y el gusanillo del hambre acecha. Solemos tender la mano a un snack fácil de máquina vending, y entre patatas fritas, galletas y demás dulces (o con demasiada sal) podemos llegar a consumir unas 250 calorías al día más de las necesarias, y aumentar de peso hasta 10 kilos al año.

Por otro lado, el hábito de realizar las 5 comidas al día es más que saludable, por lo que no debemos desechar la opción de hacer un break a media mañana, pero tomando algo sano. Los frutos secos son la opción a destacar sin duda (siempre que sean al natural, sin freír y sin sal ni azúcares añadidos). Además de estar bien buenos, son contundentes, llenan el estómago y aportan energía, lo que hacen que tu cuerpo aguante mucho mejor hasta la hora de comer.

Publicidad

Por todos es conocido que tanto nueces, avellanas, o piñones tienen un alto contenido calórico, pero no todos son iguales. De hecho el rey de los frutos secos es el pistacho. Con menos calorías que el resto de los anteriores, posee unas propiedades que lo hacen único.

Según un estudio que se acaba de publicar en el Congreso Nacional de la Sociedad Española por el Estudio de la Obesidad (SEEDO), los pistachos contribuyen a controlar el peso corporal y reducen el riesgo de padecer obesidad, por lo que pueden combinarse en una dieta hipocalórica sin problemas. Tomar unos 45 pistachos al día (cantidad ideal), no sólo no está relacionado con un aumento de peso, sino que además el estudio muestra una disminución en el índice de masa corporal y una reducción de la talla de la cintura. La  American Pistachio Growerssnack  recomienda consumir 49 unidades de dicho fruto. Una sola ración tienen unas 165 kilocalorías. Los pistachos son el
fruto seco con más fibra, 2,8 gramos en cada ración y en proteína
vegetal 6 gramos en cada ración. ¡Un snack de lo más nutritivo!

Lo más popular

El aspecto psicológico a la hora de engordar también es muy importante. Este estudio del que hablamos, realizado por la Dra. Bulló, demuestra que el acto de quitar la cáscara de los pistachos puede retardar el proceso de comer, por lo que nos llenamos antes, y la imagen de las cáscaras vacías puede servir como una señal para parar de comer. El cerebro ve el volumen de las cáscaras, por lo que la sensación de saciedad llega antes. Además, pelar los pistachos aminora el ritmo al que comemos, controlando cualquier ansiedad o exceso. Todo esto se traduce en una reducción de las kilocalorías consumidas y un mejor control de nuestro peso.

Razones para consumir pistachos

Tienen un gran contenido de grasas saludables, en forma de ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados. Tampoco tiene colesterol, por lo que es un aperitivo ideal para cuidar de nuestro corazón y nuestro sistema circulatorio.

Son muy ricos en proteínas, vitaminas y minerales, lo que lo convierte en un alimento idóneo para deportistas. Tienen:

  • Hierro: combate la anemia.
  • Potasio: mineral que está implicado en el movimiento muscular y en la regulación de la presión arterial.
  • Fósforo: protege los huesos y ayude a liberar la energía de los alimentos, así sacarás mejor partido de todo lo que comes.
  • Magnesio: controla el equilibrio de los electrolitos, la salud muscular y mental.
  • Vitamina B1: esta vitamina ayuda a mejorar el funcionamiento psicológico y también ayuda a liberar la energía de los alimentos.
  • Vitamina B6: regula las hormonas, reduce el cansancio y mejora el funcionamiento del sistema inmunitario.
  • Vitamina E y Coenzima Q10: antioxidantes que protegen de los radicales libres que se liberan después de practicar ejercicio intenso
  • Vitamina B2: esta vitamina cuida de tu piel tu vista y te ayudará a metabolizar mejor el hierro.

¿Algo más para convencerte de que incluyas los pistachos en tu dieta? Sí, que están riquísimos y los puedes comer tanto solos como en forma de de postre (bizcochos, galletas…), en ensalada, en pescados, carnes e incluso en salsas para acompañar la pasta.