Cúrcuma: 10 beneficios de un superalimento

El consumo de esta especia, muy utilizada en la cocina india, puede convertirse en uno de los mejores aliados para cuidar tu salud.

Son muchos los estudios que confirman que la curmina, ingrediente activo de la cúrcuma, es un excelente alimento anticáncer, actuando tanto como preventivo como en el tratamiento. Pero, además, te contamos qué otros beneficios tiene el consumo diario de la cúrcuma:

- Mejora la digestión y reduce la acidez de estómago, es un tónico estomacal que contiene zingibereno con propiedades antiulcerosas. Además, reduce los gases y disminuye la hinchazón estomacal.

Publicidad

- Protege el hígado por sus propiedades antioxidantes y hepatoprotectoras.

- Alivia los dolores de artrítis por su acción antiinflamatoria, aumenta sus propiedades si se consume combinándola con pimienta negra.

- Reduce los niveles de estrés y aumenta la serotonina lo que la convierte en un antidepresivo natural por lo que se ha utilizado desde hace muchos años por la medicina tradicional china.

Lo más popular

- Protege el corazón por sus propiedades cardioprotectoras. Además, está demostrado que reduce el colesterol y los triglicéridos.

- Fortalece el sistema inmulógico al contener lipopolisacárido, que ayuda a estimular el sistema inmunológico del cuerpo, previniendo enfermedades comunes como resfriados y gripe.

- Ayuda a tratar los problemas respiratorios, es un tratamiento natural para la bronquitis por la acción antibronquial y antiinflamatoria.

- Controla la diabetes, ya que ayuda a reducir el azúcar en sangre.

- Previene el alzheimer. Ayuda en la eliminación de la acumulación de placa en el cerebro y mejorar el flujo de oxígeno.

Recomendaciones de uso

La cúrcuma se puede añadir a platos de arroz, pasta, legumbres, platos de verdura como purés o salteados, pero también en salsas, carnes, pescados, rebozados…

En los guisos es conveniente añadir en el último momento ya que pierde propiedades si se cuece más de 10 minutos, también se puede consumir en crudo en ensaladas, salsa mayonesa, batidos, leche caliente.

Se puede comprar en supermercados, pero hay que tener cuidado y no confundir con la tartracina, un colorante alimentario.

La cúrcuma también puede tomarse en forma de píldora, de venta en herbolarios y tiendas de dietética.