Verdades y mentiras de la dieta mediterránea

Es la mejor forma de alimentación, pero sólo si la sigues adecuadamente.

Lo más popular

Este tipo de dieta no sirve para adelgazar pero es la más saludable... Estas son algunas de las verdades o mentiras que te contamos sobre este tipo de alimentación.

Verdadero:

No hay otra dieta más saludable
Lo países de la cuenca mediterránea (España, Italia, Francia, Grecia y Portugal) son los que tienen menor porcentaje de infarto de miocardio y cáncer.

El vino forma parte de este plan
El zumo de uva fermentado, tomado en pequeñas dosis (no más de una copa al día), es bueno para el corazón y las arterias porque tiene un efecto vasodilatador. Además, retarda el envejecimiento.

Publicidad

El aceite de oliva es básico
El profesor A. Keys descubrió que la presencia de ácidos grasos insaturados en la dieta (el aceite tiene un 80%) disminuye el riesgo de padecer obstrucciones en las arterias del corazón.

Algunos de sus ingredientes favorecen la digestión
Los salazones, los macerados, la cocción al vapor y el uso de especias, ajo y hierbas aromáticas facilitan y favorecen la digestión de los nutrientes.

Lo más popular

Potencia el consumo de legumbres
Y no engordan tanto como mucha gente piensa. Hay que consumirlas teniendo en cuenta que su contenido calórico es superior al de un filete y que llenan más que la carne.

Te permite caprichos
La clave de la dieta está en que el 75% de tu alimentación sean verduras, hortalizas, legumbres, pescados, cereales y aceite de oliva. El resto puede estar compuesto de lo que quieras.

Permite los fritos
Pero sólo si no tienes problemas de peso o de colesterol. De todas formas, los fritos mediterráneos (boquerones, calabacín, gambas,…) siempre utilizan aceite de oliva no reciclado.

Su plato 'fetiche' es el gazpacho
Se trata del manjar que condensa todos los elementos básicos: aceite de oliva, tomate y vegetales, pan, ajo…

Falso:

Adelgaza
La dieta mediterránea es un plan de alimentación para personas que están en su peso. Si te sobran algunos kilos, puedes seguirla, pero siempre reduciendo la cantidad de grasas que tomas.

En España todo el mundo la hace de forma natural
Sólo se practica en hogares donde se come mucha pasta, arroz, verdura, legumbres, fruta, aceite de oliva, pescado y pan integral; y poca carne.

Cuanto más aceite, mejor
A no ser que estés como una sílfide o no tiendas a engordar. En 100 ml de aceite de oliva hay 800 calorías. Una ensalada sin él tiene 50 calorías, mientras que con aceite abundante sube a 400.

Es una dieta casi vegetariana
Puedes y debes tomar huevos (cuatro a la semana) y mucho pescado. Está comprobado que las culturas que basan su alimentación en él y eliminan la carne sufren menos infartos de miocardio.

Prohíbe los lácteos
Pero sí recomienda tomarlos de forma más moderada a como lo hacen los nórdicos, los americanos e incluso al consumo habitual de España hoy día. En todo caso, siempre los aconseja desnatados.

Los potajes grasos son sanos
En nuestro país se tiene la costumbre de combinar las legumbres con carnes grasas y embutidos. Sólo cuando se cocinan con verduras u otros ingredientes no grasos resultan beneficiosas.

Potencia el horario 'tipical spanish'
Si nos referimos a las cenas, el plan de vida mediterráneo propone que tengan lugar, al menos, dos horas antes de irnos a dormir (por muy tarde que sea esto), Sí promueve el hecho de tomarse todo el tiempo posible para comer tranquilos.

Sólo es adecuada para adultos
Los niños también deben seguirla, pero incrementando en un 30% el consumo de lácteos. Una de las causas de la obesidad infantil es haber abandonado esta dieta.