Salvados, ¿sí o no en tu dieta?

​Esa pequeña capa que recubre los cereales tiene una propiedades concretas. Descúbrelo.

Ha estado de moda durante mucho tiempo pero muchos dudan de su eficacia. Analizamos sus propiedades con la experta en nutrición Patricia Pérez.

El salvado de un cereal es esa pequeña capa que lo envuelve. Cuando se va a utilizar el grano, se extrae el salvado y ambos se separan. Muchos defienden que es una gran fuente de fibra, pero funciona o no depende de la alimentación que lleve cada uno.

Publicidad

Lo mejor es tomar el cereal entero, y para que pueda ser así, tiene que ser integral y ecológico, para que no nos alimentemos también con los pesticidas e insecticidas.

La fibra es muy importante para nuestro organismo porque es la encargada de formar una capa en nuestro intestino para protegerlo y ayudarlo a eliminar las sustancias tóxicas.

Esta fibra se alimenta de verduras, fruta y los cereales integrales (ahí entra el salvado). Los nutrientes de los alimentos se absorben en el intestino, por eso es tan importante tenerlo protegido con una buena flora intestinal. Y es bueno que tomemos fibra de manera extra, pero de nada sirve desayunar salvado todos los días si luego eres un carnívoro empedernido que apenas pruebas la verdura, y de vez en cuando te bebes un zumo de naranja.

Lo más popular

Si se lleva una alimentación a base de carne y no consumimos mucha agua, la fibra tipo salvados es como 'paja seca', y de nada sirve si no estamos bien hidratados.

Se recomienda, además, tomar los cereales enteros. De esta manera, con el grano ayudamos a crear una buena flora intestinal que protegerá nuestro intestino, y con el salvado fomentaremos que los alimentos 'fluyan' como tienen que hacerlo por dentro del órgano digestivo.