Todo lo que debes saber sobre las harinas

Es un ingrediente fundamental en nuestras despensas. Te contamos cuál usar en cada receta.​

La harina, que es un polvo seco que se obtiene triturando granos de cereales, es imprescindible en nuestra cocina y te explicamos qué uso darle según lo que quieres preparar. Acertarás si eliges la más apropiada para cada receta, según la recomendación que nos hace Patricia Pérez, formada en naturopatía, nutrición ortomolecular y dietoterapia basada en la medicina natural china.

  1. La harina de de trigo integral es perfecta para hacer pan, y si quieres hacerla más digerible, añade granos del mismo cereal cocido.
  2. La harina de avena tiene poco gluten. Se puede usar para repostería ya que su textura es ligera y da humedad a los pasteles. Puedes mezclarla con maíz, arroz o trigo al 20%. También se usa para papillas.
  3. La de cebada tiene poco gluten, hace un pan pegajoso, pero tiene muy buenas propiedades, así que puedes utilizarla y mezclarla al 50% con integral de trigo para hacerla más ligera. 
  4. La de kamut hace una repostería muy rica. 
  5. La de arroz es suave y no tiene gluten. Suele utilizarse para sopas, salsas y rebozados.
  6. La de centeno tampoco tiene mucho gluten y su masa no sube. Por eso hace panes compactos pero muy sabrosos.
  7. La de maíz es ideal para panes planos o tortitas.
  8. La harina de legumbres como el garbanzo sirve para espesar salsas, hacer crepes o empanadillas.
  9. La harina de frutos secos, como la castaña, da ligereza y cremosidad, mientras que la de almendras o patata es ideal como espesantes.

Recuerda que cuanto más fina y más blanca es la harina, más bajo es su grano de extracción y menos fibras, vitaminas y mineras tendrán. Existen harinas enriquecidas con hierro para obtener niveles más o menos integrales.

Publicidad